Carlos Joaquín González Gobernador de Quintana Roo, solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) que inicie una investigación para detectar a probables vendedores de pruebas Covid-19 falsas en los alrededores del aeropuerto de Cancún y pidió a la Guardia Nacional vigilar esa misma zona para evitar que este tipo de prácticas ilegales se presenten.

Esta solicitud se derivó a raíz del escándalo internacional detonado por un grupo de más de 70 estudiantes originarios de Argentina, quienes vacacionaron en las playas de Cancún y se realizaron  una prueba en los laboratorios Marbu Salud, misma que salió negativa al virus, pero al llegar a su país los resultados de otra prueba fueron positivos.

Sin embargo, González aseguró que el 99 por ciento de las más de 10 mil pruebas Covid-19 que diariamente se practican en Quintana Roo “son confiables”, han sido “correctas y eficientes”.

A su vez, la Secretaría Estatal de Salud (SESA) informó que son 150 laboratorios los que han sido verificados por la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y cuentan con toda la documentación y los procesos de acuerdo a los estándares de la normativa para la detección y diagnóstico de la enfermedad. En lo que va del año, la Cofepris ha realizado 36 visitas de verificación a estos laboratorios en los diferentes municipios de Quintana Roo, entre ellos, el laboratorio Marbú, mismo que ya fue suspendido de sus actividades.

La medida de suspensión se tomó debido a que el laboratorio incumplía  con ocho numerales establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA3-2011 para la organización y funcionamiento de los laboratorios clínicos.

Actualmente en Quintana Roo se hospedan 113 mil turistas internacionales; el 80 por ciento provenientes de los Estados Unidos, y todos ellos salen del país. En semanas anteriores, se había registrado la presencia de 45 mil y 95 mil turistas.

Dentro de los protocolos que se aplican al turismo a partir del mes de febrero son la prueba PCR y la de antígeno, para el diagnóstico de Covid. Ambas con un alto grado de confiabilidad.

Hasta la fecha se han realizado más de 43 mil pruebas PCR en el estado, todas ellas con un 99.9 por ciento de confianza y certeza en su resultado.

Para la reactivación económica y turística, el Caribe Mexicano diseñó en mayo un sistema de certificación sanitaria que le permitió reponer actividades a partir del ocho de junio.

Desde entonces, más de 7 mil empresas han recibido el Certificado en Protección y Prevención Sanitaria en Instalaciones Turísticas (CPPSIT) que emite la Secretaría Estatal de Turismo (Sedetur) y la SESA.

En instalaciones turísticas se cuenta con 125 puntos de aplicación de pruebas diagnósticas de tipo antígeno, apegados a ese protocolo especializado y que se han incorporado al sistema de vigilancia epidemiológica de SESA.

En cuanto a la operación los laboratorios acreditados para practicar las pruebas COVID-19, el listado se ha compartido con todos los hoteles y unidades de alojamiento.

Con apertura al público en general y turistas, al día de hoy se cuenta con 40 puntos de aplicación de pruebas diagnósticas de antígeno y por técnica PCR, de los cuales 30 se ubican en los municipios de la zona norte (Isla Mujeres, Cancún, Playa del Carmen, Cozumel y Tulum) y los restantes en la zona sur (Bacalar y Chetumal).