Según el diario New York Times, las deportaciones de personas indocumentadas continúan, a pesar del cambio de gobierno, familias completas son expulsadas de territorio estadounidense luego de ser despojados de sus escasas propiedades.

La administración del presidente Biden hace llamados al gobierno mexicano para pedir ayudar para resolver el embotellamiento de peticiones de asilo, ha resultado en el incremento de operativos para desincentivar a los traficantes de personas mientras que las casas de ayuda para migrantes, todas operadas por particulares, hacen lo que pueden para ayudar a quienes han sido deportados.

El titular del Instituto de Migración y Enlace Internacional del Estado (IMEI), Enrique Malacara Martínez, señalo que se han detectado personas de origen potosino en la frontera con Estados Unidos, las cuales han sido repatriadas.

Declaro que tan solo en enero y febrero de este año, cerca de 758 personas de origen potosino, fueron deportadas, en enero fueron 348 y febrero cerca de 410, en marzo probablemente se tenga una cifra similar, aunque en comparación con el 2020, en estos primeros meses las detenciones son menores.

De igual forma, mencionó que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza declaro que en febrero se tuvo la cifra de detenciones fronterizas más alta desde 2012, debido a que se registraron más de 100 mil detenidos, incluso en enero la cantidad de detenciones fue considerable ya que el número de detenidos fue cerca de 78 mil.