Es evidente el desabasto de medicamentos y de insumos que el sector salud del país ha presentado principalmente en los últimos años, así como la falta de una planeación adecuada para prever el abastecimiento de hospitales, clínicas y centros de salud.

No existen bodegas para suministro, ni un stock listo para la venta de medicamentos. Esta industria fabrica en función de contratos de compra, por la caducidad precisa y limitada de mismos que está determina con base en las materias primas.

La mega adquisición consolidada para el 2021, se centra en la compra de insumos para el Instituto de Salud para el Bienestar INSABI, con el que mantiene un convenio vigente. Además, se incorporarán terapias y material de curación para todo el sistema nacional, incluyendo instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS; el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado ISSSTE; la firma Petróleos Mexicanos Pemex; la Secretaría de la Defensa Nacional SEDENA; la Secretaría de Marina SEMAR; así como otras instituciones estatales.

La UNOPS asegura que en mayo estos medicamentos e insumos ya estarán en distribución, pero los de las farmacéuticas afirman que si se firman los contratos en abril la entrega se estará llevando a cabo no antes del mes junio o julio.

Estas fechas estimadas, son para la entrega de las farmacéuticas, sin embargo todavía faltará el reparto hacia los miles de centro de atención, este procedimiento aún no se ha dado a conocer. Se pensaba que sería Birmex la responsable des este proceso, pero el Insabi aclaró que sólo será uno más de los que compitan por la distribución.

En caso de que esta institución incluyera distribuidoras especializadas en el reparto de la megacompra ayudaría a evitar un desastre y brindaría a los pacientes una mayor tranquilidad al recibir de manera segura sus terapias y medicamentos.

El temor por el desabasto se ha visto reflejado en instituciones como el IMSS, ISSSTE, Sedena, Semar y Pemex ya que en las últimas semanas empezaron a hacer pedidos cada una por su lado para prevenir y no dejar a sus hospitales en el desamparo.

La Secretaría de Hacienda ha dado autonomía a estas instituciones para realizar compras que les permita cubrirse durante el primer semestre del año antes de la compra UNOPS, sin embargo han realizado pedidos más allá de este tiempo para tratar de prevenir el desabasto en caso de que este no esté en tiempo y forma entregado. Sin embargo, esto está generado una duplicidad en la compra y con ello más desorden del que de por sí ya se arrastra desde hace dos años.

Además el próximo 25 de marzo, en la asamblea de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) se llevará a cabo el cambio de mesa directiva y empezará la presidencia de Miguel Lombera, como representante de la industria nacional.