El gigante automovilístico Volkswagen anunció ayer un plan de supresión de empleos que podría afectar a hasta cinco mil puestos de trabajo hasta fines de 2023, en el marco de su programa de transición hacia la fabricación de autos eléctricos.

En un comunicado, el grupo alemán informó de un acuerdo alcanzado con el comité de empresa sobre “un conjunto de medidas de regulación por edad” de su masa salarial.

Volkswagen espera que “hasta 900 empleados” opten por la jubilación anticipada a corto plazo, y que “un número de cuatro cifras” en el extremo inferior de la horquilla, es decir, entre 2 mil y 4 mil personas, dejen la empresa en el marco de un cese progresivo de la actividad.