Joe Biden, presidente de Estados Unidos, anunció que el próximo 21 de marzo, a 60 días en el poder estarán ya aplicadas 100 millones de dosis de la vacuna contra EL covid-19, tal como lo prometió durante el su campaña para la presidencia.

 

En su primer discurso, anunció sus planes para que, a partir del mes de  mayo, todos los adultos empiecen a ser vacunados y que, para ello, garantizará que tengan la posibilidad de programar desde antes una cita para ser inmunizados.

El mandatario apuntó al4 de julio, el Día de la Independencia de Estados Unidos, como la fecha en la que el país podrá retomar cierta normalidad y así se marcará un nuevo comienzo en la libertad del virus,

en su mensaje, para marcar el primer año de la pandemia de coronavirus, Biden reconoció que la lucha contra el Covid-19 “está lejos de haber terminado”.

“Tenemos que trabajar para asegurarnos que todos tengan la confianza en la seguridad y la efectividad de las tres vacunas” que están siendo distribuidas en Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia… “Todos hemos perdido algo” en la actual crisis sanitaria, reconoció, pero pidió “encontrar luz en la oscuridad”.

A demás el mandatario anunció que ordenará a todos los estados que eliminen los requisitos que todavía rijan y abran turnos para que al 1 de mayo, todas las personas mayores de edad tengan la posibilidad de pedir cita para recibir el suero, cerca de 64,1 millones de personas (un 19 % de la población estadounidense) han recibido al menos la primera dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o la dosis única del preparado de Johnson&Johnson, y 33,9 millones (10 %) están ya completamente inoculadas.

“Hay muchas posibilidades de que usted, su familia y amigos puedan reunirse en el jardín trasero en su vecindario y hacer una comida al aire libre o una barbacoa y celebrar el Día de la Independencia. Eso no significa grandes eventos, con muchas personas juntas, pero sí significa que un grupo pequeño podrá reunirse”, añadió sobre la celebración por elDía de la Independencia, misma que los estadounidenses conmemoran como algo verdaderamente especial.