La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, informó el pasado martes que, el ritmo de la recuperación de la economía mundial depende de la rapidez con que se ejecute el proceso de vacunación contra la Covid-19.

De acuerdo con el informe de la OCDE, prevé un crecimiento del producto interno bruto mundial del 5% y 6% este año y de cuatro puntos porcentuales en 2022.

Además, se espera que la producción global alcance niveles prepandémicos a mediados de 2021, pero el ritmo y la duración de la recuperación dependerán de la carrera entre las vacunas y las variantes emergentes del virus.

Es importante mencionar que, la OCDE subrayó que existe la posibilidad de tener un escenario negativo, en donde los programas de vacunación no sean lo suficientemente rápidos como para reducir las tasas de infección o si las nuevas variantes se generalizan y requieren cambios en las vacunas actuales, el gasto de los consumidores y la confianza empresarial se afectarían.

A través del estudio, se determinó que es probable que la recuperación sea más moderada en las economías de mercado emergentes de América Latina y África en medio de un resurgimiento del virus, un lento despliegue de vacunas y un margen limitado para el apoyo político adicional.

Según la OCDE se vislumbra una recuperación económica mundial, pero un despliegue de vacunación más rápido y eficaz en todo el mundo es fundamental, respetando las necesarias medidas sanitarias y de distanciamiento social, significó.