Hoy en día el grado de complejidad dentro de un videojuego ha llegado a niveles muy altos, gracias a los avances tecnológicos  y computacionales del siglo XXI, sin embargo esto conlleva a que los desarrolladores cada vez tengan que aumentar su carga de trabajo para lograr títulos que tengan el mínimo de calidad y duración para el precio de 60 dólares, con tiempos de lanzamiento cada vez más irreales.

Sin embargo, a los estudios poco les importa este aspecto, puesto que estos buscan recuperar la inversión lo más rápido posible y sacar el máximo de ganancias, por lo que sobreexplotan a los trabajadores con tiempos de trabajo extremos, conocido como crunch, lo que no solo afecta a estos mismos, si no que también al usuario final, ya que el producto entregado presenta múltiples fallos y deficiencias en su calidad, lo cuál aumenta todavía más el trabajo al tener que solucionar todos los errores.

Un ejemplo sería la famosa compañía Rockstar, con el lanzamiento de Red Dead Redemption 2, donde muchos empleados denunciaron los malos tratos recibidos, con la intención de un mundo muy extenso y altamente detallado, obligándolos a trabajar horas extra sin paga, sin derecho a vacaciones ni descanso, y aunque el titulo fue bien recibido, las malas practicas de Rockstar, mancharon el nombre de la desarrolladora.

Otro factor que contribuye a la sobreexplotación, son los propios fans, quienes desean juegos más grandes,  más detallados y en tiempos cortos, aumentando la presión en las empresas, la cuales para satisfacer a sus clientes, terminan apresurando el desarrollo, agravando el crunch.

Para que este tipo de practicas desaparezcan es necesario que tanto empresas como consumidores, sean conscientes de que el desarrollo de videojuegos es un trabajo arduo, complejo y abarca tiempos prolongados para que el producto presente niveles altos de calidad; por lo que hay que inculcar la paciencia disfrutando de los juegos que ya tenemos, así como denunciar y no apoyar a empresas que emplean este tipo de practicas que solo dañan a los desarrolladores y a la industria en si.