Las Nenis, es el nombre asignado a algunas mujeres que a través de las redes sociales ponen a la venta artículos que ya no usan en casa o que compran a menor precio y revenden. Esta actividad ha generado comentarios despectivos y clasistas, sin embargo su participación en la sociedad se ha vuelto crucial en medio de una economía paralizada. A demás salen a entregar productos en puntos específicos de la ciudad y con esto evitan que los usuarios acudan a tiendas altamente concurridas.

Ante la necesidad de salir adelante en medio de la pandemia, miles de mujeres comenzaron a  emprender para ganar dinero. En días recientes las Nenis, comenzaron a ser blanco de burlas e infinidad de memes, sin embargo esta actividad les ha permitido una independencia económica, para mantener sus hogares, contribuir en la manutención de sus familias, y hasta continuar con sus estudios sin verse atadas a horarios de oficina, además de crear comunidades de comercio, mercados locales y fortalecen la microeconomía.

Como toda actividad económica, la venta a través de plataformas digitales implica riesgos. Estas mujeres se encuentran expuestas a ser víctimas de robos y actos de violencia al momento de entregar productos, además pueden ser engañadas por personas que abusen de la vulnerabilidad de esta fuente de ingreso.

A pesar de que muchas personas han intentado ridiculizarlas, estas emprendedoras no roban, no secuestran, no asesinan, ni extorsionan, y pese a la ola de burlas y comentarios despectivos, se dicen orgullosas porque se ganan la vida honradamente.