Tom Parsons, experto de la Unión Geofísica de Estados Unidos y autor del estudio, calculó el peso de la región metropolitana de San Francisco y los cambios en la tierra sólida que se encuentra bajo ella, usando técnicas de modelización numérica.

Demostró que las grandes ciudades del mundo corren riesgo de hundirse debido al excesivo peso de sus construcciones y la superpoblación.

Parsons, ha analizado que los edificios de esa ciudad y su contenido pesan 1.6 billones de kilogramos, equivalente a 8.7 millones de Boeing 747, sin contar la infraestructura de transporte, los vehículos y las personas, además de que San Francisco pudo haberse hundido hasta 80 milímetros a medida que crecía con el tiempo, debido a causas como el bombeo de aguas subterráneas.

“El mismo tipo de inmersión es probable que ocurra en otras partes del mundo, aunque depende en parte de la geología local”, menciona Parsons.

Por último es importante mencionar, que según científicos creen que para el 2050, el 70 por ciento de las personas en la Tierra vivirá en las megalópolis.