Durante la pandemia por COVID-19 las personas se han visto obligadas a permanecer en casa para evitar la propagación del virus, a pesar de que el confinamiento es el método más efectivo para erradicar el virus, ha traído otro tipo de afectaciones a la salud como el sobrepeso, obesidad, ansiedad y depresión, entre otras.

Aunque el encierro obligó a aprender a ejercitarse dentro de casa, muchas personas han ganado peso debido a diferentes factores, como no tener un estilo de vida más saludable.

Un estudio encontró que los mexicanos son los que más han ganado peso durante la pandemia de Covid-19, pues en promedio ganaron 8.5 kilos, mientras que el promedio mundial es de 6.1 kilos.

En un estudio titulado “Acciones & intervenciones para la pérdida de peso” (Actions & Interventions for Weight Loss), el cual fue publicado por Ipsos revela que, a pesar de esta situación las personas han tomado acciones para combatirlo.  

A nivel mundial, estas son las acciones implementadas:

  1. El 52% está comiendo de manera más saludable, aunque no está a dieta.
  2. El 52% también está haciendo más ejercicio.
  3. El 44% está reduciendo la ingesta de alimentos.
  4. Tan solo el 38% está reduciendo el consumo de bebidas azucaradas.
  5. El 15% está bebiendo menos alcohol para bajar de peso.

Este señala que entre los mexicanos que dijeron que estaban intentando bajar de peso, solo el 50% de ellos está haciendo más ejercicio para lograr su objetivo. Por otro lado, solo el 31% está reduciendo la cantidad de comida que ingieren al día.

Referente al consumo de carnes, entre los mexicanos que están buscando bajar de peso, el 6% está reduciendo el consumo de carne, mientras que el 4% de aquellos que no están buscando bajar de peso también están reduciendo su consumo.

Cabe recordar que, padecer sobrepeso u obesidad, aumenta el riesgo de complicaciones en caso de contraer coronavirus; esto aunado a una larga lista de enfermedades crónico-degenerativas que son consecuencia de estos padecimientos.