• El ozono sería mejor desinfectante que el cloro y el alcohol, según el estudio

La desinfección de superficies se ha vuelto esencial para evitar riesgos de infección, ya que el virus puede sobrevivir en esos espacios desde unas horas hasta varios días, según diversas investigaciones.

Se conocen varios agentes capaces de eliminar al virus, como el cloro y el jabón. A esta lista se suma el ozono, que, de acuerdo con un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, ha demostrado ser un desinfectante potente y seguro contra el coronavirus.

Por lo general, el ozono es identificado como una capa delgada de la atmósfera que nos protege contra los efectos dañinos de la radiación ultravioleta. Sin embargo, este gas también es un oxidante fuerte y desinfectante empleado en esquemas de tratamiento de agua y aguas residuales.

Con base en ello, los autores del estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista Journal: Environmental Chemistry Letters, decidieron adaptar los mecanismos mediante los cuales utilizan el ozono para descomponer los contaminantes orgánicos de las aguas contaminadas y demostrar la eficacia esperada del ozono en la neutralización del coronavirus.

El gas de ozono se genera por descarga eléctrica, durante la cual las moléculas de oxígeno se reconstruyen en forma de moléculas de ozono. Durante el estudio, los investigadores demostraron la inactivación de varias superficies infectadas con coronavirus, incluso en lugares de difícil acceso.

“Su ventaja sobre los desinfectantes comunes (como el alcohol y el cloro) es su capacidad para desinfectar objetos y aerosoles dentro de una habitación, y no solo superficies expuestas, de forma rápida y sin peligro para la salud pública” Ines Zucker, líder de la investigación.