El virus del Covid-19 y el cierre de diversos giros comerciales ocasionaron que muchas personas buscaran en el sexoservicio una alternativa para tener ingresos, informó una organización civil.

Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez, A.C. destacó que aumentó hasta 100%, pues ante la falta de trabajo, mujeres, trabajadoras sexuales trans y cisgénero vieron en ese oficio una oportunidad de generar ganancias y se volvieron el sustento del hogar.

Cabe mencionar, que según los datos de la Brigada, indican que el Covid-19 ha causado un repunte  en de trabajadoras sexuales independientes, tanto trans como cisgénero, llegando a contabilizar 15 mil 200, cuando el año pasado se registró a 7 mil 700 en zonas tradicionales.

El 40% son mujeres que habían dejado el trabajo sexual, pero que han tenido que regresar a las calles; otro 40% son las que iniciaron a raíz de la crisis, y 20% representa a las que no están en un punto específico; es decir, caminan en vía pública buscando clientes. El balance no incluye a todas aquellas que han encontrado en las redes sociales otra oportunidad de prostituirse, puesto que de ese mercado no hay registro.

Por último es importante mencionar, que en México un estudio del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/Sida, revela que aunque 70% de las trabajadoras sexuales no tienen pareja, 78% tienen hijos, por lo que es fundamental la búsqueda de mecanismos para apoyarlas.