Un fuerte accidente en el que estuvieron involucrados 16 autos y una tormenta eléctrica obligo a que se detuvieran las 500 millas de Daytona en el retorno de la Nascar, ya con público en las tribunas.

Uno de los involucrados en el accidente es Ryan Newman, quien el año anterior encendió las alarmas de la competencia por un fuerte impacto que lo mandó a volar por el aire y terminó con el auto volteado y en llamas.

Tras varios minutos pudo salir la bandera verde de nuevo, pero no duró mucho y es que los aficionados tuvieron que abandonar las tribunas ante un anuncio en las pantallas que obligó a que de nuevo se parara la competencia: “Se pronostican tormentas eléctricas para el área del Daytona International Speedway, incluidos los rayos. Le recomendamos que asegure los artículos en los campamentos. Por favor, tome las precauciones necesarias.