• Con información de: 24 Horas.

Fueron alrededor de 175 huérfanos los que demandaron a la iglesia argumentando que las monjas no permitían que fueran adoptados y preferían recibir dinero. Los jóvenes tenían entre 8 y 14 años; eran obligados a participar en orgías y eran sometidos por hombres.

Los hechos sucedieron durante 1960 y 1970, por lo que la mayoría de los abusadores ya han fallecido y no podrán responder por sus delitos.

La Arquidiócesis señaló que la razón por la que el informe no se hizo público fue porque no explicaba en su totalidad la metodología de la investigación.

Ante esto, el obispo Karl-Heinz Weismann, quien ahora está al frente de la arquidiócesis, indicó que el informe es “tan brutal” que sería demasiado impactante para hacerlo público.

Cabe mencionar que los agresores que eran constante ya fallecieron, por lo que una gran cantidad de víctimas llegaron a un acuerdo económico con la iglesia católica de Alemania para que reciban una compensación económica.