• Las autoridades municipales deben vigilar el cumplimiento de las medidas preventivas y la ciudadanía, acatar las disposiciones sanitarias.

Toluca, Estado de México.- “Salvar vidas es parte de ese bien superior que constituye la dignidad humana y reivindica los derechos humanos”, subrayó el ombudsperson, Jorge Olvera García al convocar a sociedad y gobierno a participar de manera eficiente y decidida a actuar contra el COVID-19 ante el repunte de casos de contagio y muerte; ya que las autoridades municipales tienen el papel fundamental de vigilar el cumplimiento de las medidas preventivas y la ciudadanía, de asumir su responsabilidad para acatar las disposiciones y contribuir a su contención.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), reiteró que ante el panorama actual, las autoridades locales deben reforzar las campañas de concientización sobre la problemática y el llamado al cumplimiento de las medidas sanitarias como no salir de casa a menos que sea una emergencia, y cuando así sea usar mascarilla o cubrebocas y mantener la sana distancia; y en casa, seguir con el frecuente lavado de manos, la limpieza de superficies de uso común y sobre todo, evitar las reuniones familiares masivas.

Detalló que la Recomendación General 3/2020 sobre la adopción urgente de medidas frente al repunte de contagios de COVID-19 en el Estado de México y acciones que refuercen y garanticen el derecho a la protección de la salud, señala la necesidad de que los gobiernos municipales fortalezcan las acciones preventivas a favor de la salud pública, con especial apoyo y atención a grupos en situación de vulnerabilidad.

Explicó que la responsabilidad ciudadana para el cumplimiento sensato e inmediato de las medidas que instruyan las autoridades sanitarias, será fundamental para evitar la proliferación de casos de contagios, enfermedad y muertes, como una forma de detener el aumento registrado en los últimos días, al sumar desde el inicio de la pandemia, 21 mil 186 decesos en el Estado de México y 159 mil 100 fallecidos en el país, de acuerdo con el reporte oficial del 1 de febrero de 2021.

El ombudsperson expuso que las autoridades locales son responsables de verificar que quienes acudan a espacios públicos, establecimientos comerciales, usen transporte público o estén en lugares que impliquen la concentración de personas y sea imposible mantener la distancia mínima recomendada de metro y medio, utilicen sin falta, el cubrebocas, para evitar contagios.

Por su parte, las autoridades municipales a través de las corporaciones de seguridad pública y Defensorías Municipales de Derechos Humanos, deben verificar que los establecimientos con actividades económicas no esenciales acaten los horarios establecidos por el Gobierno del Estado de México así como el cierre irrestricto de sitios con actividades no permitidas, como son los bares, centros nocturnos y lugares para eventos sociales.

Sin olvidar que la actuación de las personas servidoras públicas encargadas de constatar el cumplimiento de las medidas sanitarias, sobre todo del uso del cubrebocas para limitar la propagación del virus, debe ser bajo los parámetros de proporcionalidad, necesidad y legalidad.

Para evitar la afectación a derechos humanos durante esas verificaciones, la Codhem emitió los Lineamientos Generales para la Elaboración de Protocolos de Actuación para los elementos de seguridad pública del Estado de México, facultados para la verificación del uso obligatorio de cubrebocas como medida de prevención del COVID-19, que precisan que “los elementos policiales deben tener presente siempre que la amenaza es el virus, no las personas”, y para ello, recibirán cursos de sensibilización, capacitación y actualización sobre el tema.

Entre las tareas del personal de seguridad está impedir que personas enfermas de COVID-19 contagien a otras, corroborar que las y los mexiquenses o personas que transitan por territorio estatal utilicen cubrebocas o mascarillas, y verificar visualmente en vías, espacios o transporte públicos, el empleo adecuado de éstos, es decir, que no lo lleven en el cuello, la cabeza o la mano, de ser así, las y los elementos policiacos deberán presentarse ante la persona e invitarla a colocarlo de manera adecuada, mostrando que el cubrebocas debe cubrir nariz y boca, finalizó.