La inflación de México se aceleró más de lo esperado durante la primera mitad de enero debido a un incremento en los precios de los energéticos y algunos alimentos, bajando expectativas de una baja en la tasa de interés referencial en febrero.

El índice de precios al consumidor de México subió 3.33% hasta la primera quincena de enero a tasa anual, dijo el viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía comparado con el 3.08% de la segunda quincena de diciembre y por encima del 3.17% proyectado por 12 analistas en un sondeo de Reuters.

De acuerdo con los rubros con mayor incidencia y que más incrementaron sus precios durante el periodo fueron la gasolina de bajo octanaje, el gas doméstico LP, la papa y otros tubérculos, así como loncherías, fondas y taquerías