• Un grupo de científicos y conservacionistas trabajan para prevenir la extinción del rinoceronte blanco del norte.
  • Los espermatozoides que se utilizarán en el proceso fueron recolectados de machos fallecidos, de manera que los embriones son una posibilidad viable.

La segunda semana de diciembre, el equipo del Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research, en colaboración con otras instituciones dedicadas a la conservación, logró una recolección exitosa de ovocitos en Kenia.

Hace un par de días, dieron la noticia que los embriones habían alcanzado el estado de blastocitos, lo que quiere decir que ya son aptos para congelarse, aumentando el total de embriones disponibles a 5.

Como las dos últimas hembras restantes de rinoceronte blanco del norte, Najin y Fatu esperan en Kenia la llegada de los blastocitos, el plan que se tiene es recolectar sus óvulos inmaduros para inseminarlos artificialmente y así estar a un paso más cerca de evitar que la especie desaparezca de la faz de la Tierra.