Sopa de letras – El perfil grafológico de un psicótico

Hoy te comparto una de las peores experiencias que puede tener una mujer o un hombre al lado de un psicótico (a) y que en la grafología también puede detectarse…

Te cuento, él un Ex Diplomático de personalidad seductora y con una gran capacidad de encanto, con muy buena plática, eligiendo siempre de una manera muy particular a sus presas, ella una mujer sencilla, trabajadora, con un maravilloso hijo ya adulto y una gran familia.

El de acuerdo a su estudio grafológico vive aparentando siempre un impulso vital, activo, con una consciencia de sí mismo fuerte, con una gran necesidad de afirmación, extrovertido, emotivo de mucha imaginación, orgulloso, gusta de llamar la atención, con falta de realismo, con una gran necesidad de representación.

Revela a menudo un interior de gran insatisfacción, hiperactivo en lo psíquico y en lo motriz con una falta de concentración que linda con la falta de equilibrio, este tipo de letra revela generalmente un sentimiento de inferioridad muy intenso, le cuesta vivir sus contradicciones, descentrado debido a un conflicto entre sus aspiraciones y una capacidad insuficiente para llevarlas a la práctica, con un importante deseo de quedar bien con los demás, de aparentar, de comprar a los demás cariño y respeto.

De escritura sinuosa fácil de detectar pues en el grafismo se aparta de su curso horizontal, toman ondulaciones más o menos acentuadas a lo largo de la línea de base si la detectas no es sincero, revela inconsistencia, en ocasiones de carácter huidizo cuando se siente en confianza es descarado y audaz; con arpones o ganchos que se pueden ver al inicio o al final de las letras o palabras, ahí solo espera la ocasión para pasar a los hechos y satisfacer su necesidad de destrucción; con afán de poseer, saberlo y tenerlo todo, terco hasta no tener límites, dominante  en todo momento con su encanto a menudo logra producir cierta resistencia en las propias ideas y posiciones, quien suele ir seguido de imposiciones y exclusivismo con tendencia a retener a las personas, invasivo, obsesivo compulsivo.

De cierta tendencia al secreto es decir siempre esconde sus sentimientos, sus deseos e intenciones, desleal, intrigoso y simulador en lo que consigue lo que quiere siempre finge.

Todos sus escritos son de presión fuerte es decir se aprecia la profundidad del trazado pasando la yema de los dedos sobre la parte posterior del escrito y denota el poder de decisión cuando ya tiene a su presa, inflexible y con falta de comprensión para todo aquello que se aparte de sus ideas, deseos, objetivos personales y convencimientos.

De escritura lanzada es decir con movimiento tajante al final de la letra, de reacciones impulsivas y de estímulos internos, se lanza sobre el objeto o sobre la meta por alcanzar en la que se genera la pasión de ir por algo sin ningún tipo de espera, ellos siempre hacen lo que quieren; la intuición y el sentimiento, el instinto y la imaginación actúan sobre los nervios manteniéndose constantemente en tensión, de aquí que cualquier pequeña contrariedad u obstáculo despierten en el ánimo de éstos individuos agresividad e irritabilidad hasta llegar a la violencia física o verbal.

Al tener ya una relación y sentirse en confianza sale a relucir su falta de empatía, su poca responsabilidad en sus actos no tiene un freno no reconoce que hace algo mal, es narcisista solo habla de él y cree que el mundo gira a su alrededor, vive en un desequilibrio interno, no es transparente en sus actos, puede verte a la cara y mentirte y aunque sea descubierto es implacable, es invasivo, pasa por las demás personas para conseguir su objetivo, tienen ausencia de culpabilidad, no tienen conexión emocional, la forma en que escribe la letra “p” denota ser voluntarioso y su personalidad impone, la “a” está ligada a la baja confiabilidad; no olvidemos que en la grafología la forma en la que escribes pude decir mucho de tu personalidad sin embargo, nunca se interpreta por un solo trazo.

Y así este hombre del que se analizó su grafismo vivía aparentando siempre una gran imagen, correcto e intachable ante los demás su trato bien delante de la gente y a solas sólo por un tiempo tapando su gran complejo de inferioridad, después se vuelve agresivo y resolutivo; ahí ella empieza a darse cuenta de la manipulación de que es objeto; él con su baja confiabilidad la empieza a maltratar negándole el acceso a su familia, a su entorno, a su vida haciéndola sentir la fea, la mala, la tonta y ella ya con temor siempre disculpándolo e intentando creerle lo que le decía que la trataba así por “protegerla” ella ya aparentando darle por su lado y muy en el fondo temiéndole a sus agresiones; él deja de asumir sus responsabilidades y su trato cada vez es peor y ella muere de miedo pero con todo y eso después de solo 5 meses acepta su realidad y con ayuda de su hijo y su familia huye y se salva; él se quiere sentir víctima; ella se aleja para siempre; él Antonio Valdés  y ella…