Advierte, Fondo Monetario Internacional (FMI) que será muy importante que, tras la contracción de 2020, en México no se confunda una recuperación económica por un efecto rebote, con una mejora estructural de la economía, pues lo más probable es que se siga observando un entorno de inversión mediocre y una tendencia del empleo difícil, con una recuperación del producto interno bruto (PIB) per cápita hasta 2026 ó 2027.

Ante ello, indicó el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner: “En el mediano plazo, el reto para la economía mexicana en términos de crecimiento es enorme, en términos de PIB per cápita, difícilmente se regresará a los niveles de 2018 antes de 2026 ó 2027, generando un reto muy importante para retomar un proceso de crecimiento con una agenda que estimule la inversión, la creación de empleos y también una agenda que genere las bases de un nuevo contrato social, para mejorar el apoyo que el presupuesto da a los más necesitados, a bienes públicos y a la infraestructura”.

Durante su participación en el Seminario de Perspectivas Económicas 2021, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), señaló que en 2021 la economía mexicana se puede ver favorecida por los contratos para adquirir vacunas y un proceso de vacunación efectivo, así como por una dinámica positiva de la actividad en Estados Unidos, recursos aprobados en 2020 y la posibilidad de un estímulo fiscal adicional.

Sin embargo, “lo importante en el caso de México es no confundir esta recuperación económica importante de rebote y, sobre todo, también de efecto de locomotora de la economía de Estados Unidos sobre la mexicana, con una señal de mejora estructural de nuestra economía que muy probablemente va a seguir exhibiendo un entorno de inversión bastante mediocre y, por lo tanto, una situación de creación empleos de mediano plazo difícil”, indicó el directivo del FMI.