Durante una inspección de rutina llevada a cabo por elementos de la Guardia Nacional, en el aeropuerto Internacional de San Luis Potosí “Ponciano Arriaga”, ubicaron dos envíos que tenían como destino domicilios en Durango, Durango y Guadalajara, Jalisco, los cuales contenían ejemplares vivos de cocodrilo y pitón bola, que al momento eran transportados sin documentos ni las medidas de seguridad necesarias para su preservación se detalló en un comunicado.

Al tener conocimiento del suceso se procedió a informar a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que es la autoridad encargada de realizar los trámites correspondientes para el resguardo de los animales y darle seguimiento a la investigación del caso.