Boris Johnson, primer ministro británico, ha anunciado que todo el territorio de Inglaterra entrará en confinamiento nuevamente, similar al impuesto en marzo en el inicio de la pandemia.

Esta medida se ha tomado debido a la expansión de las infecciones por la nueva variante del virus.  El confinamiento se mantendrán hasta mediados del mes de febrero, siempre y cuando las condiciones lo permitan, ha dicho Johnson en un mensaje a la nación.

El confinamiento total incluye el cierre de las escuelas, que debían haber comenzado este lunes. Ante el “riesgo de que los servicios de sanidad se vean superados”, se impondrá a los habitantes quedarse en casa salvo para cuestiones básicas a partir del miércoles y al menos hasta mediados de febrero, precisó.

Es importante señalar que Escocia ha decidido de igual manera regresar a confinamiento por la alza en el número de contagios.