El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que de las 7 mil 728 vacunas contra el coronavirus de Pfizer aplicada a sus trabajadores, 23 casos presentaron reacciones adversas y sólo uno se clasificó como grave, por lo que requirió vigilancia ambulatoria y de una inyección intravenosa de antihistamínico para contrarrestar los síntomas.

Manuel Cervantes Ocampo, coordinador de Atención Integral a la Salud, mencionó que en cada sitio de vacunación, el IMSS cuenta con una sala de espera donde se observa por 30 minutos a las personas a las que se les aplica la vacuna, antes de que se reincorporen a sus actividades.

“Si se sigue el calendario y el último día de enero vamos a tener 1 millón 400 mil dosis, entonces lograríamos la meta de vacunar a todo el personal de salud de atención y hospitales covid en ese plazo; en el mes de enero lograríamos nuestra meta”, agregó el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo.