La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), perteneciente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), presentó cinco denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) que detectó que la iglesia no tiene relación con el objeto y los fines para los cuales fue constituida y que ha omitido declarar sus ingresos. Esta iglesia constituida como Organización sin Fines de Lucro con la denominación de Actividades Religiosas (OSFL) no tiene relación con el objeto y los fines para los cuales fue constituida y que ha omitido declarar sus ingresos, por lo que ha generado riqueza de manera ilegal.

La UIF señaló a través de una tarjeta informativa que:

“Reciben recursos financieros por concepto de intereses de diversos instrumentos financieros (realizan inversiones con la finalidad de obtener utilidades). Omisión de manifestar ante la autoridad hacendaria, la obtención de recursos que son gravables o deducibles para efecto del pago de Impuestos.

Realizan transferencias financieras por altos montos, dirigidas a personas físicas y morales con las que no se identifica el tipo de relación.

Las OSFL Religiosas envían recursos financieros por cantidades significativas de dinero, mediante transferencias internacionales, personas físicas y morales en países clasificados como paraísos fiscales”.

La Unidad encabezada por Santiago Nieto llegó a esta conclusión luego de detectar que la OSFL y su líder Naasón Joaquín García realizan, a través del sistema financiero nacional, actos jurídicos con fines eminentemente lucrativos, lo que no coincide con su naturaleza.