Cientos de compradores abarrotaron las tiendas en la Ciudad de México para hacer sus compras navideñas, desafiando un reciente repunte de casos de coronavirus que mantienen saturados hospitales y en alerta a las autoridades de la capital.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, llamó a los habitantes de la ciudad a evitar salir a las calles durante las fiestas decembrinas, a menos de que sea indispensable. “Ha habido más hospitalizaciones, hay más contagio y podemos entre todos controlar esta situación”, dijo.

La alcaldía de Ciudad de México, que acumula una quinta parte de las casi 1.3 millones de infecciones en el país por el virus, se declaró la semana pasada en “emergencia por Covid-19”,

La CDMX anotó el fin de semana un récord de más de 34,500 casos activos, casi el doble que los registrados a finales de noviembre, lo que según las autoridades ha puesto a tope a los servicios de salud.

“La situación está muy crítica, muy difícil. Tenemos que acatar las reglas y obedecer”, dijo Margarito Corona, de 62 años, un visitante del bullicioso centro histórico, una de las principales zonas comerciales de la capital, que mantiene gran agitación.

Pese a las advertencias, densas multitudes hacen compras navideñas a vendedores ambulantes que exhiben sus mercancías en las aceras o forman largas filas para ingresar a los locales comerciales.