La NASA y diferentes laboratorios intentan producir carne cultivada in vitro, y recientemente Singapur ha confirmado que la carne de laboratorio será distribuida comercialmente en ese país.

La empresa ‘Eat Just Inc’, de San Francisco, podrá vender pollo creado en laboratorio. Singapur es el primer gobierno del mundo en permitir la venta de carne cultivada partir de las células de pollo con el objetivo de reducir la producción ganadera industrial en la emergencia climática global.

La Agencia de Alimentos de Singapur aprobó el producto como ingrediente en las nuggets de pollo; las nuggets de carne pollo debutarán en un restaurante de Singapur.

La ciencia de la carne cultivada ha avanzado mucho en la última década, desde la prueba de concepto hasta la aprobación para la venta al público; sin embargo, la creación de carne de laboratorio puede generar controversia.

Las investigaciones han descubierto que algunos consumidores están preocupados por la seguridad alimentaria y pueden ver la carne cultivada como antinatural. Muchos de estos miedos parecen estar asociados con la neofobia alimentaria (miedo a los alimentos nuevos).

Por otra parte, los datos sugieren que la carne cultivada puede atraer a la población vegetariana o los consumidores que no le satisfacen las alternativas a base de plantas.

A pesar de todo, este sello de aprobación representa un punto importante para la tecnología y para el mundo de que la carne cultivada no sólo es segura, sino factible y podría desempeñar un papel importante en el futuro panorama mundial de las proteínas.