Real Madrid recompone el camino en la presente edición de la Champions League al obtener una victoria de 2 a 0 frente al Inter. Un duelo en el que se pensaban que las bajas del conjunto merengue iba a ser un juego muy difícil.

El Real Madrid se jugaba en Milán media temporada. El equipo de Zidane visitaba al Inter con la clasificación en el aire, con bajas importantes y con una única misión: ganar.

Tras 7 minutos del primer tiempo en una jugada del Real Madrid, tras un gran pase de Odegaard a Nacho dentro del área y la llegada tardía de Barella que arrolla por detrás al español cuando se dispone a tirar y que el arbitro marco como penal, que ejecutó el belga Eden Hazard para poner el 1 a 0.

Para el minuto 33, Varane puntea el balón y Vidal da una patada y se tropieza. Va con el arbitro para protestar la falta y se lleva una amarilla, sigue encarado al árbitro, le sigue gritando en la cara y le saca la segunda amarilla.

Ya en el segundo tiempo Zizou decide realizar dos cambios, salían Odegaard y Mariano Diaz y entraban Casemiro y Rodrygo, y en la acción posterior Rodrygo remata de volea un centro de Modric que termina empujando Hakimi para aumentar la ventaja del conjunto blanco 2 a 0.

Con esta victoria el conjunto merengue seguira peleando para avanzar a los octavos de final de la Champions.