Para Griselda Montaño de la Cruz, una mujer fuera de serie y de nuestro tiempo, no le ha sido nada fácil lograr destacar dentro de un ámbito donde sigue prevaleciendo el patriarcado. Gracias a un arraigado deseo de superación y acostumbrada a que se puede porque se puede y porque así se lo inculcaron, no puede ocultar su orgullo de ser patzcuarense. A base de una ardua e ininterrumpida actividad filantrópica, ha logrado obtener no solo el reconocimiento sino la admiración, el respeto y afecto de sus coterráneos, dejando una huella muy difícil de superar.

 

Sencilla en su trato, amable, sincera, educada e inteligente, en entrevista exclusiva con Cadena Política, manifiesta que le cuesta mucho trabajo tener que aceptar que en pleno 2020, en la cuenca del otro hora hermoso Lago de Pátzcuaro exista una terrible y perversa pobreza en la que se encuentran sumergidos sus conciudadanos, y todo por culpa de voraces intermediarios que desaparecen programas gubernamentales y privados, tanto nacionales como internacionales, que estaban destinados para los indígenas y para el rescate del Lago de Pátzcuaro y que nunca llegaron a su destino, y lo que es peor, han quedado en la absoluta impunidad.

 

De frustrada astronauta pero entregada a la filantropía en cuerpo y alma, dedicada a brindar ayuda a quien más lo necesita. Lamenta que el problema de la extrema pobreza en la que se encuentra gran parte de la comunidad de la zona lacustre de su natal Pátzcuaro, es un tanto cultural porque se quedaron acostumbrados a la existencia del llamado “Tata”,  a quien tenían que pedirle les diera de comer y con eso se conformaban.

 

Conversar con Griselda Montaño, es contagiarse de un magnetismo y energía especial, para ella, no existen las barreras, mucho menos los imposibles. Afirma que con la ayuda de Dios, al final del día, la vida te recompensa absolutamente todo lo que haces. Asimismo, lamenta que los adelantos tecnológicos son los responsables de la desintegración familiar que aumenta en nuestro país, dado que  todos están inmersos metidos con su celular o tabletas y ya no existe comunicación entre los integrantes de las familias.

 

Debido a la pandemia que afrontamos, que ha cobrado la vida a más de cien mil mexicanos, acepta la entrevista vía zoom, enfatizando no estar acostumbrada a ser cuestionada, pero nos adelanta su deseo de poder convertirse en candidata a Presidente Municipal de su natal Pátzcuaro, Michoacán, para seguir ayudando a los más necesitados:

-¿Cómo te va en la vida?

-Gracias a Dios muy bien, No me puedo quejar, disfruto mucho de la vida y me siento muy contenta

-¿Quién es Griselda Montaño?

-Una mujer totalmente apasionada de la vida, altruista, amorosa y que siempre está pensando cómo ayudar a los demás, es algo que traigo desde niña.

-¿Lo que bien se aprende jamás se olvida?

-Lo aprendí de mis papás que nos inculcaron, de muy pequeños, compartir con los demás, lo poco o mucho que teníamos.

-¿Tenían cosas de sobra como para dar?

-No solamente eran las cosas materiales, sino que también era compartir el cariño, el respeto y tantas cosas que podemos hacer por los demás.

-¿Una niña que nació en pañales de seda?

-Que pregunta tan interesante. Mi papá siempre fue muy trabajador y proveedor de su familia. No sé si hayan sido pañales de seda o no, desde que tengo noción de las cosas, recuerdo que me brindaron lo mejor, lo que me inyectó mucha seguridad. Crecí en una familia integrada por tres varones que me enseñaron valerme por mi misma.

-¿Una niña un poco ruda acostumbrada a los juegos de los niños?

-Nooo, al contrario, recuerdo que mis papás fueron muy cariñosos con nosotros y yo hacía lo mismo con mis hermanos, siempre los abrazaba y apapachaba, dejaba a un lado mis muñecas y me ponía a observarlos como jugaban con sus carritos pero me corrían diciéndome…”Esto es cosa de niños”, pero les hacía ver que no me importaba, ahí estaba pegada a ellos, tan es así, que mi papa a los 8 años me enseñó a manejar

-¿Defensora de la equidad de género?

-A los 14 años ya sabía mover los camiones y tráileres de mi papá. Cuando pude tener mi auto, no esperaba que quitaran lo que me estorbaba para salir, lo hacía yo misma.

-¿Alumna de una escuela especial para niñas?

-Hice mi primaria en un colegio tradicionalista de monjas, el Colegio Silviano Carrillo Cárdenas.

-¿A que se dedicaba tu papá?

-Tenía varios negocios: un aserradero, una vitalizadora de llantas, un auto lavado. La verdad es que siempre fue muy bueno para hacer negocios. Mientras que mi mamá siempre estuvo dedicada al hogar, se casó siendo muy chica de edad, una mujer sumamente alegre, siempre estaba bailando y contenta.

-¿Entonces eres buena para el danzón?

-ja,ja,ja. Aprendí a bailar la música de los Beatles, lo que escuchaba mi mamá en la radio.

-¿Estar en un colegio de monjas, estabas sujeta a una marcada experiencia religiosa?

-La educación que recibí en el colegio de las siervas de Jesús Sacramentado, era muy tradicionalista con mucha comunicación con ellas, no solo como educadoras sino que también, era de las pocas niñas que por las tardes aún permanecía en el colegio conociendo su vida cotidiana.

-¿Las monjitas te hacían las tareas para que permanecieras con ellas?

-No, fíjate que no. Los que me ayudaban eran algunos niños pero no ellas.

-¿Una niña protegida de las travesuras que hacías?

-Jamás me llamaron la atención de manera ruda, eran muy cariñosas y espirituales. La formación que nos inculcaron fue sumamente importante para todos los niños que pasamos por ese colegio con grandes y hermosos recuerdos.

-¿Cuál fue el año que más se te dificultó en la primaria?

-Ninguno que se me haya dificultado. Segundo de primaria fue el que más me agradó gracias a la maestra María Eugenia Aguilar Tovar.

-¿Al llegar de la escuela a que jugabas?

-En casa había reglas muy establecidas. A las 3 de la tarde deberíamos estar todos sentados a la mesa para comer y siempre juntos hermanos y papás.

-¿Cuál era el platillo favorito que preparaba tu mamá?

-Mi mamá preparaba un delicioso “mole descalabrado” con chile chipotle para chuparse los dedos.

-¿Toda la tarde para jugar?

-Como vivíamos a dos cuadras de la majestuosa plaza principal Don Vasco, nos Ibamos corriendo hasta la plazuela de San Francisco a jugar con mis amigas, que estaba como a quinientos metros de distancia, pero sabía perfectamente que a las siete de la noche en punto, tenía que regresar a casa, de lo contrario, al siguiente día ya no podía salir.

-¿Recordar es vivir?

-Siii, esas hermosas personitas que hasta el día de hoy siguen siendo mis grandes amigas y amigos, nos vemos con mucho cariño.

-¿Amigos para siempre?

-Tal cual

-¿Cuándo no salías a la calle a jugar veías la tele o que hacías?

-Me quedaba en casa para ver al “Tío Gamboín” en la tele y algunas caricaturas, programas como La Señorita Cometa, La mujer Maravilla, Mi Bella Genio, Ahhh, no sabes lo que te agradezco que me lleves de la mano al recordar esa hermosa etapa de mi vida.

-¿Qué deseabas ser de grande?

-Jugando con mis amigas les decía que quería darle la vuelta al mundo siendo misionera, religiosa y se atacaban de risa. Yo no lo fui, pero mi hija es misionera en el mundo. Al terminar la primaria con promedio de 9.2, sigo cursando la secundaria en ese mismo colegio pero con un ligero cambio, más asignaturas y maestros.

-¿Cómo era una navidad en Pátzcuaro para la niña Griselda?

-Uyy, era fabuloso!! Nos permitía reunirnos en familia con mis tíos, hermanos de mi papá, sus esposas y primos. Colocaban no un arbolito navideño, sino un pino de verdad enorme con 150 regalos alrededor. ¡¡Era fantástico!!, sobre todo, las posadas porque en la calle donde vivía uno de mis tíos, salíamos todo mundo a romper las piñatas, luego a pedir posada y esperar que represaran a la iglesia cercana con los santos peregrinos.

-¿Colmada de mimos y regalos en Navidad y Reyes Magos?

-Siempre me traían Barbies, Nenucos o la Mujer Maravilla, juguete que veía en el programa de Chabelo, es lo que ponía en mi carta a los Santos Reyes

-¿Cuál fue la materia “coco” en la secundaria?

-En secundaria no tuve problema con las materias, lo que no me gustaban eran las clases de mecanografía porque tenía que estar como cuatro horas y dale y dale con las teclas de una vieja máquina mecánica, que hasta los dedos de la mano me dolían. Estaba decidida pagarle a un compañero que lo hiciera por mí.

-¿Uy, pues cuánto dinero te daban de domingo como para pagarle a alguien?

-Uff, me daba mi papá, mis abuelitos, mi mamá, así que juntaba un buen dinerito.

-¿Cuál fue la materia que reprobaste?

-Contabilidad, pero por la manera que impartían esa materia, era tediosa y aburrida y demasiado técnica.

-¿Matadita en la escuela?

-No, para nada. Mucho menos una niña “nerd”, siempre fui muy observadora y aprendía con cierta facilidad.

-¿En secundaria por fin se esclarecen tus ambiciones de ser de grande?

-Quería llegar a la luna, viajar a otro planeta y descubrir la vida de los extraterrestres.

-¿Cuántas veces te fuiste de pinta?

-Nunca, afortunadamente tenía buenas relaciones con las maestras del colegio, hasta en la hora del receso me permitían ir a los portales de la Plaza Grande por una deliciosa nieve, cosa que a ninguno de los demás niños les daban permiso.

-¿Cuál fue ese niño que te traía de cabeza?

-Un niño que se llamaba “Nacho”, cursaba tercero de secundaria y se convirtió en mi primer novio. Era primoroso recibir una cartita de amor

-¿Te enamoraron con serenatas?

-Si!!!, era tan romántico y con serenatas de todo tipo. A los 14 años me llevan la primera serenata, me asusté mucho porque pensé que mis papás y hermanos se pondrían furiosos,  la música era de su auto y a todo lo que daba.

-¿Cuándo menos era música romántica?

-Eran baladas en inglés de los años 80´s.

-¿Caíste rendida a sus pies?

-Pues nunca le dije que sí.

-¿Exigente con el príncipe soñado?

-Pues no exigente, sino que siempre he admirado a los hombres inteligentes, aunque el físico no les ayudara mucho, pero que fueran muy inteligentes. Esa es mi debilidad!!!

-¿Detrás de una gran mujer debe haber un gran hombre?

-No, detrás no, al lado!!. Ninguno de los dos debe permanecer detrás sino juntos.

-¿A lo mero macho, existe la igualdad de género?

-Los varones y las mujeres somos exactamente iguales. Somos como las vías del tren, juntos pero con independencia.

-¿Es verdad que en secundaria te nace ser totalmente altruista?

-Creo que lo heredé tanto de mis padres como de mis abuelos. Mi abuelo, a diario, tenía gente afuera de su casa y los ayudaba con maíz, despensas, y a veces con dinero. Lo mismo me sucedió con mi mamá que me decía que muñecas, juguetes y ropa que no utilizara, las lleváramos a casas hogar.

-¿Duele dar?

-No, al contrario. Uno experimenta una grata sensación, ver rostros llenos de alegría y felicidad.

-¿Te dolió dejar el hogar para irte a Morelia y cursar la preparatoria?

-Fíjate que no, mis papás jamás fueron sobreprotectores. Nos daban absolutamente toda la libertad y nos decían: “tú puedes y adelante” Cuando ingresé a la prepa, uno de mis hermanos estudiaba en Morelia y me estimuló mucho y sin ése apego por ser mujer, al contrario, me imprimió mucha confianza y seguridad.

-¿Una total libertad de decisión?

-Durante todo el tiempo fueron  así con nosotros, y como estaba tan cerca, a una hora de Pátzcuaro, nos veíamos todos los fines de semana. Ingreso a la Universidad Vasco de Quiroga, de hecho, a todos los amigos que hice tanto en la prepa como en la universidad, hace poco me los volví a encontrar y formamos grupos y talleres de lectura donde recordamos tantas cosas que nos sucedieron.-¿De verdad se puede hacer el bien sin mirar a quién?

-Totalmente y sin tener que esperar a que te den las gracias.

-¿Posees algo de heroína o lideresa?

-Uff, que pregunta tan complicada me haces. Si estas esperando que alguien te dé las gracias por la ayuda que brindas, te puedes morir y convertirte en roca. Tienes que hacer las cosas que de verdad te nazcan del corazón, sin esperar nada a cambio porque perderías el tiempo. Tienes que seguir avanzando, construyendo y dar lo mejor de ti en todos los sentidos.

-¿La preparatoria llena de sorpresas?

-Termino la secundaria con un promedio de 9 y mi curiosidad parecía no tener fin, me gustaba investigar como nacían los “Santos” o cómo se convertían en ello y me ponía de ejemplo a Silviano Carrillo, el nombre que tenía mi colegio, un sacerdote que a lo largo de muchos años lo convirtieron en “Santo”, quien trabajó muchísimo por la comunidad purépecha, nunca fue reconocido, y así como él, hay muchos hombres ilustres que no han sido reconocidos.

-¿Nadie es profeta en su tierra?

-El reconocimiento no es lo que te da la satisfacción, sino el valor de ayudar a los demás. Cuando la gente conoce realmente tu trabajo, no tienes que dudar que alguien reconozca lo que has hecho.

-¿Dedicada en cuerpo y alma al altruismo, qué es lo que más te duele?

-Mira, cuando voy a comunidades más necesitadas de Pátzcuaro, veo a mis amigas del colegio ya con niños, sin marido y golpeadas, me encanta cuando me permiten llevarles algo de ayuda que les permita mitigar su dolor, eso, no tiene precio.

-¿Qué la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda?

-Más que te reconozcan los demás, es que tú debes estar consciente que lo que estás haciendo es lo correcto. No importa que te lo reconozcan o no, simple y sencillamente lo haces porque te nace.

-¿Cuántas veces te llevas un taco a la boca y piensas cuántos niños o personas no lo pueden hacer por carecer de ello?

-Uff, muchísimas.

-¿Nos hemos convertido un tanto indolentes?

-Si, a veces.

-¿De verdad, duele ayudar?

-Te debería doler el hecho de tener un poco más y no darte cuenta que alguien lo necesita y compartirlo.

-¿Realmente insensibles del dolor ajeno?

-Creo que eso es parte de la formación que recibes desde el núcleo familiar. Si en casa hay un solo pastel, compártelo con tus hermanos y papás.

-¿La educación se mama en casa?

-Definitivamente, es importantísimo convivir con nuestros hijos y enseñarles a dar un poco de lo que tenemos.

-¿Deshacernos de lo que nos estorba como simple dádiva?

-No, por supuesto que no, Hay momentos en que alguien lo necesita muchísimo y  más que nosotros, debemos obsequiarlo sin dudarlo. Al final del día, la vida te recompensa absolutamente todo lo que haces.

-¿Virgen hasta el matrimonio?

-Vaya pregunta…

-¿Amor a primera vista y zaz?

-Como te decía, una de mis debilidades es que me atraen los hombres sumamente inteligentes, el padre de mis hijos es un hombre muy inteligente.

-¿Cómo anillo al dedo?

-Creo que es el mejor hombre que haya elegido para que fuera el padre de mis hijos. Aprendí muchísimo de él porque es 20 años mayor que yo. Ingeniero de profesión, quien estaba realizando una remodelación en mi casa y coincidió con un viaje que hicieron mis papás y me tocó atenderlo los fines de semana en casa, pagarle por sus servicios, tal y como me lo había encargado mi papá. Nos tratamos y me conquistó.

-¿En Arca abierta hasta el más justo peca?

-Uff, que duro eres. Es que tenía un excelente sentido del humor, muy sensible, me llenaba de rosas y era muy detallista…

-¿Un amante a la antigua?

-Exacto!!

-¿Un madurito sabroso y no un escuincle baboso?

-Ja,ja,ja, eso fue lo que realmente me conquistó. Además, siempre había soñado casarme con un extranjero. Como que los hombres mexicanos son sumamente machistas, posesivos, sin darnos la libertad como mujer, y él, de nacionalidad ecuatoriana, me inspiraba mucha confianza, no obstante que era divorciado y con dos hijos, los cuales vivieron conmigo cuando yo tenía 19 años.

-¿Y la escuela y tus sueños profesionales?

-Suspendí momentáneamente la escuela, me casé y viene toda la responsabilidad del hogar, tanto de sus hijos como los míos. Me la pasaba que en el kínder, que en la primaria, con las clases de pintura y música de los niños, uff, me sumergí totalmente en el tema de ser mamá.

-¿Estabas limitada de tu actividad social?

-No, él me pidió que siguiera con las actividades en el Club de Leones de Pátzcuaro, realizando una labor social en las comunidades más necesitadas y nos convertimos en presidentes del Club de Leones durante dos ocasiones, trabajamos muchísimo.

-¿Cómo le hacías para atender casa y el Club de Leones?

-No lo sé, era realizar grandes faenas en las comunidades y por la gente de la ciudad. Nunca dejé de trabajar por los demás.

-¿Te dolía ver tanta pobreza en tu tierra natal?

-Siempre me ha dolido ver tantas necesidades y no solo de la extrema pobreza, sino del abuso de esa ignorancia en la que están sumidos por el hecho de no saber leer ni escribir. Tuve la fortuna de llevar a cabo muchos programas de alfabetización de adultos. Logramos alfabetizar a mucha gente en la cuenca del Lago de Pátzcuaro. Créeme que hasta el día de hoy, hay quienes siguen firmando con su huella digital porque no saben leer ni escribir, y no solamente los adultos, sino que también muy jóvenes.

-¿En México se reparte miseria a manos llenas?

-Lo que sucede, es que no hemos tomado las riendas para elaborar programas adecuados y ayudar directamente a las personas y que todo el tiempo los han habido, esto te lo digo porque lo he vivido, -recalca- Grandes programas tanto nacionales como internacionales, púbicos y privados para ayudar a los indígenas así como para el rescate del Lago de Pátzcuaro pero esos recursos se quedaban a medio camino.

-¿Intermediarios criminales?

-Pues sí, se perdían y nunca llegaban. Es sumamente importante que esa ayuda les llegue de manera directa y sin intermediarios.

-¿Verdaderos criminales coludidos con autoridades?

-A través de los años, he visto miles de programas en todos lados y en todos los niveles, lamentablemente, las personas que los requieren y para quienes están destinados no les llegan, y lo peor de todo,  es que jamás se enteran qué fue lo que sucedió y los engañan diciéndoles que “ya merito” En un abrir y cerrar de ojos concluye el periodo de gobierno que los otorgó.

-¿Una absoluta impunidad?

-Una muy triste realidad, concluyen gobiernos y el que viene vuelve hacer lo mismo y nuestra gente se muere de hambre.

-¿Una lamentable pérdida de confianza hacia nuestros gobernantes y hasta con nosotros mismos?

-Esa pérdida de confianza obedece a que solo vemos y buscamos nuestro propio bienestar y no el de los demás. Tenemos una cultura en donde resalta el “yo quiero ser”, pero no quiero ayudar, ni mucho menos, compartir. Cuando esto sucede, todos nuestros indígenas quedan solos y desprotegidos.

-¿En cuanto al tema de las mujeres indígenas, el problema empeora?

-Si por supuesto, sobre todo, porque los esposos tienen que salir fuera del país en busca de un empleo que les permita proveer de alimento a sus familias y se quedan totalmente solas, desamparadas, y lo peor de todo, es que los hombres acababan casándose por allá, quedando, ellas y sus hijos en el desamparo total, obligándolas a buscar un empleo de lo que sea para salvar a sus hijos.

-¿Urgen programas que orienten y capaciten a las mujeres desamparadas?

-Por supuesto que sí. Pobres mujeres lavan y planchan ropa ajena por unos cuantos pesos, además, malbaratan sus pocas propiedades como enseres domésticos y hasta las pocas joyas que puedan tener, y todo, para darles de comer a sus papás e hijos. El panorama se les empeora cuando se enferman los hijos y ya no saben qué hacer.

-¿Por qué duele tanto dar si no es a cambio de algo?

-No solamente es cuando nos conviene, sino que en realidad así somos. Esto viene desde el seno de tu casa, que no te enseñen a compartir.

-¿Hasta dónde se puede ayudar a los demás?

-Vaya, que pregunta tan interesante!! No hay límites para ayudar a los demás, esto te lo digo porque lo he hecho durante toda mi vida. No hay un límite cuando decides ayudar a una persona. No solamente es que vea el puente y llegue a la mitad, sino que llegue hasta al otro lado.

-¿Nos mal acostumbraron a estirar la mano y que papá gobierno haga todo?

-El problema también es un tanto cultural de alguna manera. Por eso existía el llamado “Tata”, a quien debíamos pedirle nos diera de comer y con eso me conformaba, pero si le das educación y amor a las personas todo cambia.

-¿Nos hace falta cultura y estamos haciendo mal la tarea?

-Indudablemente que estamos haciendo mal la tarea, pero tampoco, no es demasiado tarde para enmendar  el camino, podemos cambiar y recuperar porque ahora con toda esta tecnología, no debemos olvidar que contamos con tiempos, reglas, y esas, también hay que enseñárselas a los niños.

-¿Hay que poner el ejemplo?

-Tú lo has dicho a la perfección, si no ponemos el ejemplo, los niños jamás aprenderán por sí solos.

-¿La familia se está desintegrando debido a la tecnología?

-Es triste y duele reconocerlo. A la hora de la comida, todos agarran su celular. Ya no platican nada ni comen en paz. Ya no existe comunicación entre sí.

-¿Por qué los niños y jóvenes ya no respetan a nadie? ¿Hacen falta escuelas para padres de familia?

-Ese es un tema sumamente interesante. Lo único que no existe en este mundo es cómo ser papá porque la relación con cada uno de nuestros hijos es diferente. Hay quien es el más cariñoso, al que tienes que hablarle más rudo. Tienes que conocer a cada uno de ellos a través del amor.

-¿Es una bendición del cielo tener un hijo?

-Es una gran bendición porque es la culminación del amor entre las parejas. Solo hay que amarlos como debemos. Transmitirles ese amor que les tenemos. Respetarlos para poder obtener lo mismo.

-¿Es delito ser pobre?

-No, por supuesto que, sólo es falta de oportunidades y capacidades. Si tienes una ciudad o un país educados y con las herramientas necesarias para buscar un empleo, claro que salen adelante. Hay que darles las bases para que ellos puedan enfrentarse y decirles cómo utilizarlas y todo cambiará positivamente. Estimularlos para que salgan de su zona de confort y vean sus potencialidades.

-¿Cuántos obstáculos tuviste que vencer para hacer llegar la ayuda a los más necesitados?

-Ay Dios…!!, miles y miles de obstáculos pero nunca imposibles.

-¿Entidades gubernamentales o del sector privado?

-Mira, te quiero decir una cosa: Muchas de las veces había alguien que decía que el peor enemigo de una mujer es otra mujer.

-¿Mujeres juntas, ni difuntas?

-Aunque suene chistoso, pero eso sucede..

-¿…Por qué..?

-No lo sé, quizás, porque las mujeres somos más conflictivas. Somos pocas mujeres las que hacemos cosas distintas, mientras que las otras, simplemente dicen: ¿por qué ellas lo tienen que hacer?, en lugar de apoyarte, sumarse y decirte “voy contigo” y hacen hasta lo imposible para detenerte.

-¿Qué es lo que hace llorar a una mujer tan emprendedora como tú?

-Uff, he llorado muchísimo con la pérdida de mi padre, fue algo que hasta el día de hoy le sigo extrañando. La pérdida de un ser querido es algo por lo que todos los seres humanos lloramos.

-¿Pero qué es lo que rompe tu corazón?

-Sin lugar a dudas, ver un niño golpeado, maltratado y abusado, uff, no lo puedo soportar. Realmente me rompe el alma, el corazón y la vida. No puedo concebir que existan papás que lo permitan o que ellos mismo lo hagan. Para mí, los niños son el tesoro más grande del universo, son el futuro de nuestro planeta.

-¿De dónde diablos sacas fuerzas para atender, defender a los más necesitados y cómo le haces?

-Saco fuerzas de… como soy cristiana, la verdad, saco las fuerzas que me da Dios, de la fe, de la confianza en mí misma, de que sé que cuento con un espíritu grande. Cuando tu cuerpo físico y el espiritual son fuertes, puedes lograr lo que sea y de ahí viene la fuerza. Sale a flote de lo que estamos hechos, eso es lo que te permite amar, respetar y ayudar incondicionalmente.

-¿Dios es un ser punitivo?

-No, no y no. Dios es un ser amoroso que perdona, olvida y te ama incondicionalmente.

-¿Qué te llevó adoptar unos niños cubanos abandonados?

-No, no es verdad que sean cubanos sino michoacanos, lo que sucedió, es que el papá es michoacano y la mamá es de origen cubana, pero los niños nacieron aquí en Pátzcuaro. Por derecho y responsabilidad, voy a reservarme sus nombres. Cuando adopté a los dos mellizos de 8 meses de edad, así como unas gemelas de dos años de edad, de esto hace 3 años, los 5 gozan de perfecto estado de salud. Gracias  a Dios los pudimos rescatar de un lugar donde corría peligro su vida por las condiciones en las que estaban como resultado de los excesos del alcohol y las drogas, en donde, afortunadamente, se involucraron muchas personas y pudimos hacer una gran labor y ponerlos a salvo.

-¿Hubo algún rechazo por pate de tus hijos?

-Al contrario, estaban totalmente involucrados, me pedían que los adoptara como si fueran hijos de ellos.

-¿Alguna fundación pública o privada te ayudaron?

.No, ninguna. Todo fue con recursos propios.

-¿Los pañales cuestan, los biberones y nada es gratis…?

-Existen Ángeles con alas muy grandes que se sumaron a este esfuerzo de dar amor incondicional, cada quien aportaba un grano de arena. Hasta venían ayudarme a cambiarlos y darles de comer.

-¿Por qué accediste abrirte de corazón en esta entrevista y revelar cosas tan personales?

-Primero, estoy orgullosa porque también eres originario de Pátzcuaro al que tanto amo y porque tienes una manera tan peculiar de meterte hasta la cocina sin lastimar susceptibilidades, un “don” para saber entrevistar, supiste llevarme de la mano para sacarme cosas tan personales, y aunque esta entrevista se realizó vía zoom, fuiste muy amable cuando viste que lloraba al recordar cosas buenas y malas que me han sucedido. No sé si eres sicólogo, pero imprimes tanta confianza, y es el entrevistado quien agradece conversar contigo.

-¿Prometer no empobrece, cumplir es lo que aniquila?

.Caray, hay tantos supuestos líderes que prometen tantas y tantas cosas, hasta de construir un mundo mejor, mandan pintar una calle y sólo es para sacarse la fotos y presumir un “acercamiento con la gente”. Bah!!, esas son cursilerías. Si ayudas a una persona lo haces y te quedas cayado.

-¿Qué la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda?

-Totalmente. La gente no tiene por qué enterarse de situaciones de completa humanidad que haces por los demás, eso sería muy mezquino. No puedes utilizar el dolor humano para brillar. Eso no va conmigo, lo que me ha permitido seguir trabajando. Ser muy discreta en cosas de este tipo.

-¿Te gustaría ser Presidenta Municipal de Pátzcuaro y por qué?

-Claro que me gustaría y te voy a decir porque. Para mí, es sumamente importante la participación de la mujer en estos momentos. Es muy gratificante que las mujeres tengamos las mismas oportunidades de participar, y a la par de los varones, tanto en la política como en cualquiera otra actividad, en los espacios públicos o privados. Debemos fomentar esa cultura.

-¿Una o un patzcuarense porque deberían creer en ti?

-La política la venimos llevando a cabo durante todo el tiempo, es más, desde niños aprendemos hacer política y seguimos creciendo haciendo política.

-¿Cómo identificarte con ellas?

-Quiero que las jovencitas se sientan identificadas conmigo, que se sientan seguras y no por el simple hecho de ser descendiente de algún familiar que fue político. Quiero que sean bienvenidas a este proyecto porque las mujeres debemos comenzar a prepararnos para ello. Creo que tener un cargo público, el que sea, es una enorme responsabilidad, pero también, una enorme oportunidad para ayudar aún más.

-¿Simple y sencillamente servirse del cargo?

-Claro que no. Es una plataforma para ayudar a todos en general y poder contar con las herramientas, ayudar hasta donde sea posible lograrlo.

-¿A las nuevas generaciones se les puede seguir engañando con tantos adelantos tecnológicos?

. Claro que no, están súper despiertas y lo celebro mucho. Quiero que vengan con esa apertura y mente despejadas a sumarse a un proyecto diferente.

-¿Es darles más de lo mismo?

-De ninguna manera. Mira me pongo muy triste cuando veo madres solteras a los 13 años de edad. Se tiene que trabajar mucho con ellas en ese aspecto. Se les tiene que apoyar y orientar para que tengan la información. Que cuando decidan tener una vida sexual, cuenten con las herramientas y sepan lo que sucede y que sean responsables. No se trata nada más de embarazarse y ya.

-¿El dolor humano es exclusivo de las mujeres?

-No es que los hombres no lo sean. Conozco infinidad de hombres totalmente sensibles al dolor humano, sumamente bondadosos, amables, participativos, pero también, existen los otros que no lo son tanto.

-¿Es producto de ese sexto sentido que se dice poseen las mujeres?

-La sensibilidad o ese “sexto sentido” al que te refieres, y que dicen que tenemos las mujeres, cuando lo tocamos, como que desarrollamos mucho más cosas. Como que las mujeres desarrollamos una sensibilidad más amplia y no es que menosprecie a los hombres. Conjuntando esa sensibilidad con esa fortaleza tan grande que Dios nos ha dado, decimos que podemos con eso y un poco más.

-¿Verdaderas heroínas que logran salvar el dolor humano?

-En la historia de la humanidad han existido grandes heroínas como lo fue doña Gertrudis Bocanegra en Pátzcuaro, una auténtica heroína de nuestro pueblo mágico, una mujer culta, inteligente, preparada y que dio lo mejor de ella y no tenía que ser hija de importantes políticos ni nada por el estilo.

-¿Cómo ves a las niñas y jovencitas en esta época de transformaciones  tecnológicas?

-Las veo y me impactan porque vienen con grandes herramientas y un conocimiento y unas ganas sorprendentes. Hace poco se me acercó una chica y me dijo que le encantaría ayudarme. Cuando escuchas eso, te impulsa a seguir adelante y hacer política de corazón.

-¿Ya que hablas de política, tenemos los gobernantes que merecemos?

-Creo que cada país o ciudad tienen lo que se merecen, ni más ni menos. Lo que tenemos, es porque nosotros lo elegimos y lo permitimos

-¿No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre?

-Pero también debe existir en nosotros la conciencia para que esto cambie, con bases reales, no con rumores ni con desconocimientos. En donde podamos decir: ”Si este líder no me sirve o no me representa por esto y esto, pues quitarlo y ya”. Hasta para hacer las cosas hay que ser finos, preparados y educados.

-¿Cómo sería Pátzcuaro con una mujer como tú y de Presidenta?

-Creo que los llevaría hacia un cambio, transformar la educación, la cultura y veo un Pátzcuaro diferente, con una unidad y conciencia ciudadana. Amar y respetar a nuestra tierra.

-¿Griselda Montaño en que sueña?

-Sueño en que transformo cosas, que puedo ayudar a las personas y transformar para bien.

-¿Tu música preferida?

-Como soy una mujer ochentera, me gusta la música clásica y como soy una mujer ochentera, hasta para dormir o para bañarme pongo música.

-¿Tu platillo favorito?

-El pollo embarazado que hacen en Pátzcuaro, es delicioso.

-¿Griselda muchas gracias por tu tiempo y por esta amena charla, deseas agregar algo más?

-Nada más que agradecerte esta charla y decirte que te extrañamos mucho en tu natal Pátzcuaro. Me encantaría que regresaras a visitarnos porque eres un  destacado patzcuarense. Me siento muy honrada haber conversado contigo. Me encantó la entrevista.