Crecen la migración y las deportaciones

Se sabe, aunque no se hace público, que en los últimos meses las autoridades de Estados Unidos han manifestado en diversas ocasiones a las de México su preocupación por el creciente aumento de la migración mexicana a ese país.

La crisis provocada por la pandemia del Covid-19 ha elevado de manera radical los niveles de desempleo en México y son cada vez más mexicanos, pese a los problemas en Estados Unidos, que toman camino hacia el país vecino.

Por la acción de la Guardia Nacional que México acordó con Estados Unidos, se ha controlado, todavía por ahora, la migración centroamericana, pero ha crecido notablemente la mexicana.

En julio el 78 % de los deportados fueron mexicanos. En su gran mayoría hombres solos según las autoridades estadounidenses. En los años anteriores la mayoría eran centroamericanos.

En este mes el 91 % de los detenidos fueron deportados de inmediato y el 34 % de ellos eran reincidentes. Esta política por la vía de los hechos permite que eso suceda y que los migrantes intenten regresar todas las veces que puedan.

El número de los mexicanos que migran se disparó de 16,162 en abril a 38,347 en julio, que es un incremento del 137 %.  En junio fueron 32,935, en mayo 23,197, en abril 17,086 y en marzo 34,440. A pesar del crecimiento no alcanza todavía los niveles de las tres décadas pasadas.

Durante el año fiscal, octubre de 2019 a julio de 2020, fueron deportados 181,900 mexicanos entre ellos 10,544 menores. En el año fiscal anterior llegaron a 166,818, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

The Wall Street Journal sostiene que ha habido un gran cambio con respecto a los últimos cinco años cuando se había estabilizado a la baja la migración mexicana.

La gran mayoría de los deportados son detenidos en el cruce de la frontera. Al ser abordados por la Patrulla Fronteriza los migrantes corren y se dispersan en el desierto. En el primer semestre de 2020 vivieron esta situación 88,843 mexicanos, de acuerdo a la SEGOB.

Todo está a pesar de que oficialmente están cerradas las fronteras y así seguirán hasta el 21 de septiembre si no hay otra decisión. En estos cinco últimos meses solo se ha permitido el cruce legal relacionado con emergencias, el comercio y temas legales.

En medio de la pandemia las autoridades migratorias estadounidenses sostienen que los migrantes sin papeles no siguen las precauciones de salud más básicas y se ponen en riesgo ellos y los agentes fronterizos.

La nueva política migratoria de Estados Unidos, en el marco de la pandemia, es detener a los migrantes y de inmediato regresarlos sin ir a la cárcel de acuerdo a una Ley de Salud de 1944.

 

 

Twitter: @RubenAguilar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí