El Municipio de Naucalpan se convertirá en el primero del Estado de México que contará al mismo tiempo con una Unidad de Rehabilitación Social (URIS) y un Centro de Rehabilitación e Integración Social (CRIS), con lo que se fortalecerán las acciones de rehabilitación y atención a personas con discapacidad.

En Sesión de Cabildo, Síndicos y Regidores manifestaron su apoyo al punto de acuerdo propuesto por la Presidenta Municipal, Patricia Durán Reveles, que consiste en destinar un predio ubicado en el pueblo de Los Remedios al Sistema Municipal DIF para la construcción del URIS.

El Tercer Regidor, Ubaldo Gutiérrez Nieto, celebró la decisión de destinar los bienes inmuebles pertenecientes al Ayuntamiento para fines que beneficien directamente a los naucalpenses.

“Casi todas las personas conviven con una discapacidad de manera temporal o permanente en alguna etapa de sus vidas; por ello, celebro que los bienes inmuebles del municipio se destinen al uso y aprovechamiento del Sistema DIF para la construcción de la Unidad de Rehabilitación Social”, dijo Gutiérrez Nieto.

La URIS tratará padecimientos relacionados con discapacidades y la inclusión a la sociedad con métodos de alto nivel de atención. Ello reforzará Seguridad de la Salud que ya se brinda en el CRIS de la Colonia Altamira, donde se ofrecen terapias físicas, visuales y auditivas.

En la construcción del URIS se aprovechará un recurso del Gobierno del Estado de México que asciende a 10 millones 652 mil pesos. Los planes para su implementación contemplan servicios de terapia de lenguaje, psicología, terapia ocupacional, gimnasio terapéutico y trabajo social, entre otros.

El Ayuntamiento atiende a pacientes de todas las edades con alguna discapacidad en el Centro de Rehabilitación e Integración Social, que se ubica en la colonia Altamira y que también se le conoce como El Tepetatal.

Asimismo, en la Sesión de Cabildo número 43 se aprobaron puntos de acuerdo referentes a la mejora regulatoria y el código de ética de los servidores públicos. Ambos temas buscan fortalecer tanto la atención a los ciudadanos como el mejor funcionamiento de la Administración, a través de un trato digno.