5 diciembre, 2022 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

Blockbuster

“Blockbuster”, irónica serie de Netflix

Desde su primer episodio, la serie Blockbuster deja claro que basará su premisa en una versión curiosa de la metanarrativa. Timmy Yoon (Randall Park) debe lidiar con un cliente que le recuerda que, para bien o para mal, la tienda para la que trabaja “pasó de moda”.

Más aún, que Netflix está en todas partes. Resulta toda una osadía que la plataforma se incluya a sí misma en la historia del último local del que fue uno de sus competidores cercanos. Al mismo tiempo, que pueda regodearse — desde una distancia curiosamente simple — de su caída y desaparición.

A partir de esa óptica, la producción de Netflix podría presumir de su franca autoconsciencia. Después de todo, es el relato de un lento desastre empresarial que abriría las puertas a lo que la plataforma es en la actualidad. El último vestigio de una forma de consumir entretenimiento que ya desapareció.

Blockbuster, un gigante que se vino abajo

La serie carece de la audacia para hacer algo semejante. En lugar de eso, el argumento de Blockbuster hace énfasis en la cualidad de lo fugaz de todo lo que puede definir a una generación. Pero carece de la sutileza para que el mensaje sea algo más que una engañosa crítica casi edulcorada y sin mayor interés.

La cámara del director Payman Benz observa con detenimiento los reconocibles anaqueles y los uniformes de los empleados de la cadena. La idea queda clara: la serie es nostalgia pura. Una elaborada combinación sobre la idea de cómo el mundo del entretenimiento canibaliza sus propios medios y, al final, devora sus propios símbolos.

Blockbuster – la cadena – se niega a morir. Por lo que tanto Timmy como el resto de los escasos empleados que siguen en el local a pesar del naufragio empresarial asumen que vencer el desencanto es una forma de lealtad. Eliza (Melissa Fumero) le acompaña en la empresa de resistir. La química entre ambos personajes es obvia y, quizás, es su vínculo lo que brinda a la serie sus mejores momentos.

También puedes leer: ¿Cómo afectaría a la Tierra una guerra nuclear?

El buen humor como resistencia pacífica

Timmy es un soñador que está convencido de que, a pesar de la evidencia, el pasado puede coexistir con el futuro. Eliza tiene ciertas dudas de semejante idealismo, pero le acompaña como puede en la travesía de mantener abierto el local. La dinámica entre ambos deja claro que en Blockbuster lo realmente importante son las relaciones humanas. Mucho más cuando estos sobrevivientes a la veloz transformación del entretenimiento son un bastión de una rara forma de intimidad.

A la pareja se le unen Hannah (Madeleine Arthur), Connie (Olga Merediz) y Carlos (Tyler Alvarez), también alentados por triunfar contra el desencanto. Por último, Kayla (Kamaia Fairburn) es la voz del cinismo. Su personaje es el único consciente de que la importancia del local está reducida a la insistencia de Timmy en resistir a lo inevitable. Pero, incluso para ella, la odisea tiene algo de cruzada simple.

La serie explota, como puede, las diferencias entre el grupo de personajes y los pequeños antagonismos que surgen de forma inevitable. Blockbuster es una comedia que depende de su dinámica interna, pero carece de la audacia para crear una atmósfera menos predecible. Para su quinto episodio, ya es evidente que intentará sostener el discurso de luchar contra la adversidad. En el mejor de los casos, de evitar la dureza del cambio desde la buena intención y la amabilidad.

 

Recibe las mejores noticias diariamente en tu celular. Sólo escribe la palabra “Cadena” a nuestro whatsapp y recibe las mejores actualizaciones de nuestro portal.

Click aquí