Las UIF del país debieron recabar toda la información en su poder sobre 76 personajes de alto nivel.

Entre ellos se encuentra un expresidente, un gobernador en funciones y 21 políticos más –cuatro de  ellos muy cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador–; así como 51 empresarios, tres de ellos ubicados entre los 10 más ricos de México; un empresario vinculado a los Legionarios de Cristo, y dos artistas de talla internacional.

La solicitud de información la hizo, el 30 de noviembre pasado, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a las casas de bolsa e instituciones bancarias, con carácter de reservado y en total secrecía.

La mayoría de los nombres tienen un denominador común, han aparecido en la
revelación de documentos financieros en empresas offshore, de los llamados
“Panamá Papers” y los “Pandora Papers”.

Este oficio fue girado por la UIF bajo el mando de Pablo Gómez, y obliga a estas instituciones a notificar a la dependencia sobre todas las cuentas bancarias, fideicomisos, fondos o movimientos en bolsa que tengan registrados. Entre ellos se ubican, por ejemplo, dos exgobernadores priistas, dos funcionarios de la 4T, tres exfuncionarios del expresidente Enrique Peña Nieto y legisladores de casi todos los partidos.

Entre los personajes cercanos a López Obrador se encuentran Julio Scherer y el fiscal General Alejandro Gertz Manero, y su hermano fallecido Federico Gertz Manero.

También solicitó información del secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge
Arganis, y del senador de Morena y empresario, Armando Guadiana Tijerina.

De la administración del expresidente Peña Nieto, la UIF pidió incluir información del
extitular de dicho organismo, Alberto Bazbaz; Tomás Zerón de Lucio, exdirector de la
Agencia de Investigación Criminal (con orden de aprehensión en su contra por el caso
Ayotzinapa), y el exprocurador Jesús Murillo Karam.

El expresidente Carlos Salinas de Gortari, su hermano Raúl Salinas de Gortari; el
exgobernador del estado de México, Arturo Montiel Rojas y su hijo Arturo Montiel
Yáñez, son otros de los nombres que figuran en la lista de personajes de alto nivel de
la UIF.

Además, 51 empresarios son investigados por el organismo de la Secretaría de
Hacienda y Crédito Público (SHCP), entre ellos tres que aparecen en el Top 10 de los
más ricos de México, algunos además vinculados a licitaciones en administraciones
pasadas. Entre los empresarios aparecen del sector de la minería, servicios,
telecomunicaciones y energía.

Integran también los objetivos de la UIF una exdirigente magisterial, diputados,
senadores, actuales y de legislaturas pasadas, funcionarios estatales de Morelos,
Oaxaca y Sinaloa, igual de Morena, que del PRI, del PAN, Movimiento Ciudadano y del
Partido Verde Ecologista.

Para cerrar la lista, la Unidad de Inteligencia solicitó información de una rockera
perteneciente a una de las dinastías de artistas más famosas del espectáculo, y un
famoso cantante de baladas que ya se ha visto involucrado en el pasado
investigaciones de este tipo.