Lady Gaga y Salma entran en esta historia de amor, traición y muerte que transcurre entre pasarelas, alta costura, pañuelos de seda y bolsas de piel. El relato de una mujer que quiso mandar en un imperio de hombres, fue hecha a un lado… y cobró venganza.

En “House of Gucci”, la cantante Lady Gaga se metió en el mayor reto actoral de su carrera: Patrizia Reggiani, quien ayudó a su esposo, Maurizio Gucci (Adam Driver), a dar un golpe de estado en su familia y heredar el control del negocio.

Las cosas no le salen como esperaba a esta hija de un empresario camionero: no será la reina de la moda, sino que la apartarán de la empresa, le pedirán el divorcio y ella mandará matar a su expareja.

“Creo que Gucci, para Patrizia, era un modo de supervivencia. Una oportunidad de importar de una manera que nunca tuvo en su vida. Una manera de importarle a su esposo. Ella sintió que sería valiosa al asesorarlo”, opinó Gaga en una conferencia de prensa.

Basada en el libro “House of Gucci” de Sara Gay Forden, la película ha sido una larga obsesión del director Ridley Scott, quien perseguía el proyecto desde hace quince años, pero no ha estado exenta de polémica.

“Creo que (Patrizia Reggiani) era una mujer que sentía amor, y que no sólo amó a Maurizio, pero amó lo que él significaba y la manera en que la empoderó en el negocio familiar”

Reggiani, quien en el 2016 salió de prisión por el asesinato tras pagar 18 años tras las rejas, criticó que ni Gaga ni nadie de la producción se le acercó para conocer de viva voz su historia.

Lady Gaga, por su parte, afirma que no juzga a Reggiani ni la considera, como la prensa italiana, una “Viuda Negra”, una trepadora, sino una mujer que creyó que estaba cumpliendo su destino.

También puedes leer: “Encanto” una historia Colombiana llega hoy a los cines

“Pasé mucho tiempo leyendo sobre ella, viendo entrevistas. Pero traté de no leer o ver nada que fuera demasiado opinativo, porque quería crear mi propio personaje”, explicó la protagonista de “A Star is Born”.

“Era importante para mí asegurarme de que era como una periodista acercándome al papel, porque es una persona real, y una persona que miente todo el tiempo en muchas de sus entrevistas”.

Gaga comparte escenas, además de con Driver, con Jeremy Irons y Al Pacino, quienes encarnan a los hermanos Rodolfo y Aldo Gucci, y con el camaleónico Jared Leto, quien da vida a Paolo.

Durante los 27 años que la sigue la película (desde que conoce a Maurizio en el 70 hasta que es condenada en el 97), la actriz interpretó, asegura, a su personaje con una fisicalidad animal que muta: primero, un gato, luego un zorro y, al final, una pantera.

El tono del filme, de más de 2 horas y media de duración, tiene el sabor del cine de gángsters, así que los Gucci, a la manera de unos Médici modernos, verán derrumbarse su imperio.

Ya en su decadencia, advertirán el surgir de un verdugo inesperado, los conglomerados de la moda, con capital casi ilimitado y que no entienden de disputas familiares, sólo de no tener pérdidas.