Freddy Mercury falleció el 24 de noviembre de 1991 el vocalista de Queen falleció en su mansión en Londres, despidiendo una última etapa alejado de los escenarios y recluido en el estudio de grabación en Suiza. Sólo un reducido número de personas sabía que había dado positivo a la prueba de VIH y que tenía sida, pero él decidió contárselo al mundo 24 horas antes de morir.

Al amanecer, Brian May, Roger Taylor y John Deacon están parados juntos en dirección al lago de Ginebra. En cambio, una vez que cae la noche, los músicos posan fijando su mirada en los pies de los Alpes y su término al chocar con aguas dulces.

Ambas fotografías difieren en el momento del día en que fueron tomadas y en la pose de sus protagonistas, pero conservan el encuadre: en las dos se puede apreciar cómo los tres británicos ocupan el costado izquierdo, mientras que a la derecha, puño arriba y con su actitud propia arriba del escenario, asoma imponente la silueta del frontman de la banda.

También puedes leer: ¡Sin spoilers! Hawkeye, primeras reacciones a su estreno

Una corresponde a la portada del disco y la otra es la imagen del CD, pero ambas incorporan a Freddie Mercury gracias a la estatua creada por la checa Irena Sedlecká en la localidad costera de Montreux. Es la postal con la que Made in heaven salió al mercado en noviembre de 1995, cuatro años después de la muerte del cantante.

El álbum póstumo del cuarteto británico cerró una vida discográfica de 22 años, dedicando su arte a la ciudad del oeste de Suiza en que grabaron seis trabajos de estudio, desde Jazz (1978) hasta ese disco final con su vocalista original. Pero la elección de los sobrevivientes de la agrupación también puede ser leída como un bello tributo a un lugar en que Freddy Mercury se refugió en el último tramo de su vida, antes de fallecer el 24 de noviembre de 1991 a los 45 años de edad.

Tras enterarse de su diagnóstico en 1987 (no en 1985, en la previa a su presentación en el Live Aid, como planteó erradamente el guión de Bohemian Rhapsody), dedicó buena parte de su tiempo a ese tranquilo poblado de Suiza, hospedando en casas ajenas y hoteles y adquiriendo una propiedad en el mismo año de su fallecimiento. Un departamento que apenas alcanzó a habitar, pero que se transformó en su segunda vivienda después de Garden Lodge, su mansión ubicada al norte de Londres.