Así lo considero Santiago González Reyes, director de Derechos Humanos del Municipio, quien dijo que la violencia contra las mujeres no solamente es generar un daño físico, sino que es un medio de control, intimidación y de eliminación de derechos, y es ahí donde está la gravedad de este fenómeno.

Mencionó que desde la Dirección de Derechos Humanos del municipio existe una vocación en el tema de género, lo cual es una actividad permanente, prueba de ello es que actualmente se trabaja en talleres sobre el empoderamiento de niñas, tanto en el albergue Kiki Romero con los migrantes, como en los planteles escolares y espacios donde se dan pláticas.

“De igual forma, dentro de las capacitaciones con agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal se incluye el tema de género, el cual siempre estará presente en todas las actividades, pues es un tema de vocación y del origen profesional de un servidor”, expresó el funcionario.

Recordando la lucha de las activistas, explicó que el 25 de noviembre de 1960, en República Dominicana, fue localizado un vehículo en el fondo de un barranco con cuatro cuerpos entre los que se encontraban las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes fueron asesinadas por órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

En 1981, en la Conferencia Americana y del Caribe sobre feminismo, la activista dominicana Ángela Mercado toma el evento de las hermanas Mirabal, hasta ese momento desconocido, y lo propone como fecha para iniciar la lucha en favor de la no violencia contra las mujeres.

Sin embargo, expresó que no se genera con este hecho el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, pues llega hasta 1999, cuando la Organización de las Naciones Unidas lo retoma, y conforme ha avanzado la visibilización de este fenómeno ha englobado todas las luchas y activismo que se hacen por la igualdad de género.