Como en 1970 y 1986, la Ciudad de México quiere volver a ser sede de la Copa Mundial de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA).

Hoy en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, recibió a una comitiva del máximo organismo del balompié mundial y representantes de Televisa (propietaria del Estadio Azteca) para promover a la capital como la sede ideal para el partido de inauguración del Mundial 2026.

Al encuentro asistieron el empresario Emilio Azcárraga Jean, presidente del Consejo de Administración de Televisa; Colin Smith, director de Competiciones y responsable de la organización y selección de sedes de los torneos organizados por la FIFA; Gabriela Cámara Bargellini, presidenta honoraria del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México; Luz Elena González Escobar, secretaria de Administración y Finanzas de la Ciudad de México; Yon de Luisa Plazas, presidente de la Federación Mexicana de Futbol; Benno Ruwe, líder de FWC Project y Joaquín Balcárcel Santa Cruz, responsable del Grupo Futbol de Grupo Televisa.

El scouting de los organizadores del Mundial 2026 de la FIFA ya pasó por algunas ciudades de Estados Unidos y Canadá, y hace lo propio ahora en México, para encontrar las sedes ideales para los partidos. México pelea por lo menos por tres sedes, y la Ciudad de México levantó la mano para tener el partido inaugural. “Les dimos la presentación de lo que significa (la ciudad) no solamente en la cantidad de personas que amamos el futbol”, dijo Sheinbaum, sino también en servicios, movilidad, oferta turística, hotelera, gastronómica.

Modificaciones en el Coloso de Santa Úrsula

Con miras al Mundial de 2026, el Estadio Azteca tiene contemplado un proyecto de renovación integral que implica la construcción de infraestructura comercial y hotelera, principalmente, en sus estacionamientos y otras áreas del predio donde se ubica el recinto deportivo, en los aledaños de Santa Úrsula, alcaldía Coyoacán.

Vecinos de la zona ya han mostrado su rechazo al proyecto por el impacto urbano que creen que generará, e incluso se manifestaron este jueves afuera del Estadio Azteca, donde los directivos de la FIFA también harán una inspección.

Al respecto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum comentó que “se van a hacer las consultas y modificaciones que requiera el proyecto. Originalmente era más grande, es un proyecto privado, no desarrollo inmobiliario, es una mejora del espacio y tiene algunos otros desarrollos como hotel y otros temas. La idea es que antes de que se diga que no, se presente y se hagan las modificaciones”.