Un grupo de personas hacía ejercicio en el parque de la Ex Penal de Oblatos, cuando un vehículo comenzó a perseguir a un ciudadano en una calle lateral. Lo acorraló hasta una esquina. Rosa, una vecina del lugar, intentó anotar las placas, pero estaban colocadas al revés.

Después del reporte al 911, la Policía tapatía llegó a preguntar por las características del auto, pero los ciudadanos no pudieron precisar cuáles eran las placas.

De acuerdo con datos de la Comisaría Vial de la Secretaría de Seguridad de Jalisco, entre enero y septiembre de este año han sancionado a 13 mil 289 vehículos por anomalías en las placas, un promedio de 49 al día. La estadística contempla las 10 causales distintas que establece la Ley de Movilidad y Transporte de Jalisco, que van desde usar portaplacas hasta carecer del holograma que contiene el número de las láminas o circular con placas ocultas o no autorizadas.

El carro de Julián Mendoza tenía portaplacas porque así salió de la agencia automotriz. Cuenta que el pasado jueves, al enterarse de que multarían por eso, decidió quitarle los tornillos y dejar las láminas solas. “No caí en cuenta hasta que mi hermano me dijo que las quitara. Cuando escuché el término pensé que era algo malo, como cuando traes placas ocultas o que las tapas, pero me señaló que eran como las mías, así que en cinco minutos las quité” para evitar la infracción.

Luego de las quejas ciudadanas por las sanciones emitidas por traer portaplacas, el gobernador anunció que “instruí que se suspendan esas medidas para que nadie pueda ser infraccionado por usar portaplacas”.

Francisco Jiménez Reynoso, profesor de la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), refiere que el tema del portaplacas es sorpresivo para el ciudadano porque muchos de los vehículos ya salen así de las agencias, las cuales muchas veces tienen como fin la publicidad de la marca del automóvil. “Si están alteradas o no coinciden el holograma o la calcomanía, estamos hablando muy probablemente de un vehículo robado, pero eso es muy diferente”.

De  las 10 causales contempladas en la Ley de Movilidad y Transporte de Jalisco relacionadas con el  mal uso de las placas, la sanción más frecuente es la establecida en la Fracción IX del Artículo 176: “Falta de una placa de circulación”, con cuatro mil 010 sanciones en los primeros nueve meses del  año.

La multa relacionada con esa falta  es de uno a cinco veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA); es decir, de hasta 448 pesos. Es la sanción más baja.

La más cuantiosa es la contemplada en la Fracción VIII del Artículo 177: “Circular con placas ocultas o no autorizadas”, con hasta  200 veces el valor de la UMA, equivalente a 17 mil 924 pesos.

Este artículo indica que no se permite circular con placas ocultas, total o parcialmente; con cualquier objeto o material que impida su plena identificación. También  “llevar en la parte exterior del vehículo, además de las placas autorizadas, otras diferentes que contengan numeración o que impidan su visibilidad”.

La semana pasada se presentó en el Congreso estatal una iniciativa para bajar el costo de esta sanción, para que la penalización quede en el rango de dos mil 688 a cuatro mil 481 pesos.

En la propuesta se refiere que el cobro vigente en Jalisco es mucho mayor que lo aplicado en otras Entidades, como el Estado de México, donde la sanción es de mil 792 pesos. En la Ciudad de México la multa máxima por esta falta es de dos mil 688 pesos, mientras en Monterrey llega a los cuatro mil 481 pesos. El proyecto de reforma fue turnado a la Comisión de Movilidad y Transporte para su dictaminación.

Tras varias quejas ciudadanas por las sanciones emitidas por traer portaplacas, el gobernador del Estado anunció que “el problema de las placas falsas es real y tiene que atenderse, pero no es estableciendo multas y sanciones a la gente por usar portaplacas como se resuelve, sino a través de la toma de conciencia entre la población. Por eso, ante las quejas de los ciudadanos, instruí que se suspendan esas medidas para que nadie pueda ser infraccionado por usar portaplacas”.