Tras un 2020 sin aficionados y con la mayoría de ligas detenidas, este año el mundo del deporte ha regresado y la mayoría de atletas se han asegurado de estar inoculados tanto por su seguridad como por la de sus compañeros, así como para ser un ejemplo de figura pública, sin embargo, existe una lista negra de deportistas que hasta el momento se han rehusado a vacunarse:

  • NBA: La liga de baloncesto más importante del mundo es una de las que más antivacunas tiene, de acuerdo con información de la propia liga, entre el 10 y 15% de la totalidad de jugadores todavía no se ha vacunado, destaca el caso de Kyrie Irving estrella de los Nets de Brooklyn, quien además es vicepresidente de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBPA por sus siglas en inglés), quien incluso fue separado del equipo al mantener la negativa a vacunarse, ya que el estado de Nueva York prohíbe llevar a cabo actividades con aforo a quien no cuente con su vacuna. También resaltan los casos del alero de los Golden State Warriors Andrew Wiggins y Jonathan Issac del Orlando Magic, quienes intentaron promover una exención de la vacuna argumentando cuestiones religiosas, mismas que la liga inmediatamente rechazó.

Ante la negativa de los basquetbolistas, leyendas de la duela han salido a declarar que en la liga no debería haber espacio para quienes no pueden seguir las indicaciones y reglas para el bien común, es el caso del mítico Kareem Abdul-Jabbar ex jugador de los Lakers y los Bucks de Milwaukee , quien declaró sentirse profundamente decepcionado de los dirigentes de la liga y de aquellos jugadores que se oponen a la vacuna: “Los jugadores son libres de no recibir la vacuna pero también deben tener la suficiente valentía para que sus convicciones morales les dejen fuera durante toda la temporada. Ya han demostrado que no son jugadores de equipo”. Por su parte, LeBron James recientemente informó que se vacunó tras varios meses de “escepticismo”: “Yo era muy escéptico (sobre la vacuna), pero hice mi investigación. Me pareció que era lo mejor no solo para mí sino para mi familia y para mis amigos, y por eso decidí hacerlo”, sin embargo, el jugador estuvo envuelto en polémica ya que recibió varias críticas debido a la tardanza con la que se vacunó.

  • NFL: A pesar de que la liga recientemente afirmó que el 94% de sus jugadores ya están vacunados, hay ausencias importantes de jugadores de jerarquía, el más reciente es el caso de Aaron Rodgers, quarterback de los empacadores de Green Bay, quien acaba de dar positivo a Covid-19 y a causa de no estar vacunado se perderá el juego del próximo 7 de noviembre contra los Kansas City Chiefs. Resalta también el caso de Lamar Jackson, quarterback de los Ravens de Baltimore, quien ya en 2 ocasiones ha contraído el virus y aún con eso se ha rehusado a vacunarse: “Debo ir a hablar con mi equipo respecto a eso y ver qué opinan ellos al respecto. Seguir aprendiendo tanto como pueda. Partiremos de allí” indicó Jackson en una rueda de prensa el pasado 9 de agosto.

Sin embargo, a nivel mediático no han ocurrido casos tan sonados como en la NBA, a pesar de que varios jugadores se niegan a inocularse, la liga en reiteradas ocasiones ha comentado que todas las franquicias se apegan al protocolo de seguridad.

  • Fútbol: En las ligas más importantes alrededor del mundo son pocos los jugadores que no se han animado a vacunarse, el caso más sonado hasta el momento ha sido el del jugador del Bayern Múnich Joshua Kimmich, quien recientemente desató una polémica que escaló hasta el gobierno alemán, ya que en aquel país, diversos grupos políticos a favor y en contra de la vacuna han utilizado las declaraciones del defensa del equipo bavaro para fines políticos y propagandísticos, diversos expertos en materia de salud han señalado a Kimmich como víctima de la desinformación: “Él (Joshua) está atrapado en la desinformación. Está siendo muy mal aconsejado. Esto es algo que ahora se ha extendido, y sería estupendo que utilizara su plataforma para asesorarse mejor y ser un modelo a seguir en este sentido”, declaró la doctora Alena Buyx, presidenta del Consejo de Ética de Alemania.

Además del defensa alemán, han habido más casos de jugadores que  han terminado dando positivo al virus y anteriormente habían mostrado la negativa a vacunarse, como fue Wout Weghorst, delantero holandés del Wolfsburg alemán quien en el pasado mes de octubre dio positivo cuando meses antes había puesto en duda la eficacia de la vacuna: “Imagina una vacuna tan segura que te tienen que obligar a ponértela, para una enfermedad tan letal que te tienen que hacer test para saber que la tienes”. Callum Robinson, internacional con la selección de irlanda y jugador del West Bromwich Albion de la Championship (segunda divisón inglesa), quien simplemente no ha querido dar declaraciones más allá de señalar que no tiene pensado vacunarse pronto.

Ante el panorama, técnicos de la talla de Pep Guardiola han salido a defender la inoculación de los deportistas: “Es un asunto privado. Yo tengo mi propia opinión. Confío en los doctores y en los científicos. Dicen que es la mejor manera para proteger a la gente. Tanto yo como mi familia lo hemos hecho. Los doctores hablarán con los jugadores de forma individual y decidirán. En Inglaterra hemos visto cuánta gente ha muerto y cuánta sigue sufriendo. Hay que avanzar, usar mascarillas y vacunarse por el bien de la gente”, detalló el catalán en una entrevista el pasado mes de septiembre.

  • MLB:

El deporte de la pelota base afortunadamente no cuenta con tantos exponentes en materia de antivacunas, la liga se ha asegurado de que tanto el personal de jugadores como el de los equipos esté vacunado, algunos equipos incluso han exigido a sus fans vacunarse para asistir a los juegos, como es el caso de los Dodgers de Nueva York. Sin embargo, es en este mismo equipo que se desprende el caso más polémico de antivacunas, ya que el infielder Anthony Rizzo en agosto dio positivo cuando meses atrás dio una polémica entrevista donde se mostraba en contra de la vacunación masiva: “Obviamente hay gente que me va a odiar y pienso que eso es desagradable. Estoy haciendo mi propia investigación sobre la vacuna y quiero hacerlo hasta que tenga todos los datos”.

 

Existen decenas de casos más de exponentes del deporte que por diversas razones todavía no se han convencido de vacunarse, afortunadamente la presión social y la información disponible han ido reduciendo la tendencia y son más los que ya han tomado la decisión correcta,  sólo de esta manera se logrará garantizar la seguridad tanto de los aficionados como de los profesionales en el campo de juego.