Durante la pandemia cerraron más de 500 escuelas particulares en el Estado de México, de las 4 mil 500 que existían en la entidad, pero el riesgo de que sigan desapareciendo más planteles aumenta con la aprobación de la Norma Oficial Mexicana 237, aseguró José Manuel Díaz Orozco.

El presidente de la Asociación de Escuelas Particulares del Edomex dijo que la nueva normatividad, que está por publicarse en el Diario Oficial de la Federación, la cual, busca regular los cobros que realizan los colegios, afectará severamente al sector, debido a que implica una sobrerregulación.

“Nos afecta enormemente, atenta contra la libre contratación, se mete PROFECO, hasta la cocina; en nuestros contratos, en cuánto podemos cobrar, cuántos intereses, si podemos o no, vender uniformes y alimentos. Nos están golpeando mucho a las escuelas particulares”.

Díaz Orozco señaló que la nueva normatividad, se suma a otros pagos muy elevados que las escuelas establecidas en el Edomex deben realizar, como cuotas ante la Secretaría de Educación.

También puedes leer: Se viene el segundo puente de Noviembre, prepárate

“A parte de los impuestos que pagamos como cualquier empresa, las escuelas particulares, debemos sumar 5 por ciento de becas de nuestra matrícula, quisiera saber qué otro sector empresarial tiene esta carga de regalar el cinco por ciento de sus ingresos, antes de impuestos, es una carga grandísima, por eso cerramos tantas escuelas”.

En tanto, diferentes asociaciones de escuelas particulares del país, hicieron un llamado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER), para anular la posibilidad de que el proyecto de Norma 237 sea publicado, debido a que implicará altos costos, no solo para los establecimientos, sino para los padres de familia que deberán asumir incrementos en las colegiaturas para obtener una educación de calidad.

Norma Leticia León Montelongo, de la Federación de Escuelas Particulares del Estado de México (FEPEM) señaló que están en riesgo de desaparecer cerca de 18 mil escuelas a nivel nacional, con lo que se quedarían sin trabajo más de 630 mil prestadores de los servicios educativos.

“A esto se sumarían el incremento en las tarifas escolares para que los colegios puedan cubrir los gastos de la certificación y los demás trámites ante la Procuraduría Federal del Consumidor”.

Destacaron que la NOM 237 equipara al servicio educativo con un acto de comercio, poniendo en entredicho su esencia como servicio público.

Entre los organismos que rechazan la nueva norma se encuentran la Alianza de Colegios Multiculturales de México (ACOMM), Alianza para la Educación Superior (ALPES), Asociación Nacional de Escuelas Preparatorias Particulares Incorporadas a la SEP (ANEPPI), Confederación Nacional de Escuelas Particulares (CNEP), Federación de Escuelas Particulares del Estado de México (FEPEM) y Educación con Rumbo (ECR).