Latitud Megalópolis

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, han vuelto nuestro mundo más ágil, actividades que quizá tomaban horas o incluso días realizar, ahora se pueden resolver en segundos.

Como toda empresa, la delincuencia también se actualiza en sus métodos de encontrar a sus víctimas, y en éste sentido, últimamente se han sumado nuevas modalidades de extorsión.

Una de ellas, es el “Smishing”, que inicia con un mensajes de texto, que puede decir: “Banco del Norte y la fecha del día, disposición de retiro de efectivo en proceso -$4,800.00, si no reconoce esta operación responder: No apruebo”.

Si se responde el mensaje, le contactan vía telefónica haciéndose pasar por el personal del banco, indicándole que se realizará la cancelación de la supuesta transferencia.

Al entablar diálogo, obtienen datos personales de la víctima, sus cuentas bancarias y contraseñas, supuestamente para evitar que se concrete la transferencia.

Otra modalidad, a través de mensaje de texto, advierten de un retraso en el pago de créditos Infonavit, bancos o servicios, cuando la víctima llama a los teléfonos proporcionados para conocer detalles del problema, inicia el proceso solicitando sus datos personales, para comenzar a acosarlo semanas después y la víctima no relaciona de primera instancia la llamada, dado a que luego, combinan diferentes tipos de extorsión dependiendo de los datos obtenidos.

Éstos tipos, utilizando mensajes SMS o por mensajería instantánea, han sustituido a otras que ya son ampliamente conocidas y se suman a las 9 modalidades más recurrentes que El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México identificó en el 2019, las cuales son:

1. Amenazas directas de grupos delincuenciales.

2. Infidelidades de pareja.

3. Cobro de derecho de piso.

4. Secuestro virtual.

5. El sobre amarillo, que consiste en poner objetos en un sobre lo más pronto posible para ayudar al dueño de la casa o lugar.

6. Gota a gota, que son supuestas personas de origen colombianos que enganchan a personas con préstamos accesibles y pagos exorbitantes.

7. El cuarto de hotel, en el cual hacen creer a las personas que fuera de la habitación de hotel que ocupan, hay personas que los están buscando y piden apagar los teléfonos, mientras que el extorsionador se comunica con la familia.

8. La patrona, que consiste en hacer creer a un trabajador doméstico que sus empleadores, se encuentran en una situación de emergencia, por lo que tienen que dar dinero u objetos de valor, éste es similar al sobre amarillo.

9. Pariente de visita, los extorsionadores realizan una investigación de sus víctimas con llamadas previas para poder hacerse pasar por un familiar.

Todo esto en consecuencia de haber obtenido los datos de teléfonos robados y redes sociales en dónde se expone toda nuestra información personal sin pensar en las consecuencias.

Ante todo esto, reiteramos las acciones de prevención en cuanto a la protección de nuestros datos y ser cautos en lo que le hacemos saber al mundo entero a través de nuestras cuentas en redes sociales.