Este domingo en el Vaticano cientos de cubanos se reunieron para denunciar ante el Papa la situación que está viviendo el pueblo cubano, y lograr que este se pronunciara al respecto.

Llegando a las puertas de la Santa Sede, Alexander Otaola, responsable de congregar a los cubanos, recibieron la noticia por parte de la guardia del Vaticano de que todos no podían entrar.

De inmediato varios medios indicaron que la negativa se debió a un presunto atentado, pero el presentador declaró al medio independiente de ADN Cuba que “no había amenaza de nada. Sencillamente la policía del Vaticano respondió a los intereses de la dictadura”.

El influencer se reunió con todos los que estaban presentes y acordaron que al menos entrasen 50 personas para que le llegara el mensaje al Papa Francisco después de la negativa.

Uno de los cubanos que logró ingresar a la Plaza San Pedro, este mismo se encontraba arrodillado sosteniendo una bandera de Cuba en alto mientras el pontífice realizaba el Angelus, los agentes policiales le quitaron la bandera.

 

El noticiero italiano ANSA reportó que aproximadamente 500 cubanos se acostaron en la Vía della Conciliazione después de ver que se le negó el acceso a la plaza.

En varios videos publicados en redes sociales se puede observar cómo los manifestantes se envolvieron con la bandera de Cuba e hicieron la señal de la “L” con sus dedos para exigir “libertad”.

Los cientos de manifestantes corearon a pesar de las negativas en las afueras de la plaza, a toda voz, las frases de “Patria y Vida”, “Libertad para Cuba”, y portaron carteles en italiano que decían “Misericordia para el pueblo cubano” y “Respeto a los derechos humanos en Cuba”.

“El Vaticano ha decidido prohibirle la entrada a la Plaza de San Pedro a todos los ciudadanos cubanos que vayan a pedir libertad”, comentó Antonetti en su perfil de Twitter.

“Esto es una vergüenza histórica. No hay más palabras que complicidad. Les queda poco a todos estos cómplices”. La influencer cubana Analogías.

“Cubanos se acuestan frente al Vaticano tras la negativa de la Iglesia y el Papa Francisco a que entraran a la Misa Dominical. La Iglesia le ha dado la espalda al pueblo cubano”, señaló en Twitter el periodista independiente cubano Yosmany Mayeta, 

“También son hijos de Dios” coreaban.

“Es una vergüenza y una prueba más de que la iglesia católica está apoyando a la dictadura cubana. Nos acostaremos en el suelo con la bandera en señal de que Cuba está de luto y como protesta ante estas personas, que se creen que la casa de Dios es sólo de ellos”, afirmó el coordinador en España de la organización opositora cubana Somos+, Lázaro Mireles una de las manifestantes.