Para que un film se convierta en clásico nos debe generar empatía, llevarnos al pasado y sacarnos una sonrisa o unas cuantas lágrimas. Si esta ecuación se cumple, el título oficial de “Clásico” se valida. Volver al Futuro no solo cumple esas premisas sino que ha sido adoptada por las nuevas generaciones como una película digna de ver, y sin fecha de vencimiento.

Estrenada en 1985 con los protagónicos de Michael J. Fox, Christopher Lloyd y el mítico auto DeLorean, es hoy una trilogía de culto buscada en la web y en los catálogos de streaming en todo el mundo.

Pero a 36 años de su estreno, esta película mantiene tal vigencia que la vemos seguido también en la grilla de canales de cable. Un fenómeno. De tal magnitud, que hasta tiene su propio festejo en el calendario mundial: el Día de Volver al Futuro, que se celebra el 21 de octubre.

También puedes leer: Netflix presenta tráiler de “Alerta Roja”

Esta pieza de colección que hace un mix entre ciencia ficción y comedia fue escrita por Robert Zemeckis, partiendo de la idea de su guionista y socio Bob Gale y producida por Steven Spielberg.

El éxito de la primera entrega de 1985 trajo dos secuelas que completan la saga, Volver al Futuro 2 (1989), que recaudó en los cines 336 millones de dólares; y Volver al Futuro 3 (1990), que recaudó 246 millones de dólares. Todas cifras muy importantes para la época y para un proyecto del que se esperaba mucho menos.

Tal fue el éxito de esta franquicia, que Universal Studios Florida creó en su parque temático de Orlando una atracción llamada Back To The Future: The Ride, basada en la saga y que se convirtió en la más visitada durante años. En 2007 el juego fue reemplazado por The Simpsons Ride, pero el parque aún conserva una copia del DeLorean y en algunas ocasiones un actor interpreta al Doc.

La saga que marcó a generaciones enteras creó un lenguaje propio. Y al día de hoy nos interpela sobre qué haríamos si pudiésemos viajar al pasado y cambiarlo, sabiendo que dicho viaje, inevitablemente, repercutirá en nuestro presente y sin duda influirá en nuestro futuro.