Ruby Rose aseguró que su abrupta salida como protagonista de la serie “Batwoman” se debió a que durante el rodaje vivió situaciones de abuso y maltrato que hicieron imposible que continuara interpretando ese papel.

“A mis queridos fans, dejen de preguntarme si volveré a esa serie horrible. No volvería por ninguna cantidad de dinero ni aunque me apuntaran con un arma en la cabeza”, explicó la actriz en una serie de publicaciones compartidas en su perfil de Instagram.

Cuando Rose abandonó la serie hace un año y medio no especificó las razones que motivaron su decisión, de la que únicamente dijo que no se tomó “a la ligera” y que tenía el “máximo respeto” por el equipo involucrado en el rodaje.

Sin embargo, ahora la actriz afirmó que está dispuesta a contar “toda la historia de lo que realmente sucedió en ese rodaje” y comenzó a enumerar un cúmulo de experiencias traumáticas que supuestamente vivieron tanto ella como otros miembros del equipo.

Por su parte, el estudio Warner Bros TV ha negado todas las afirmaciones de Rose, a quien según su versión despidieron porque recibieron “muchas quejas” sobre su actitud.

También puedes leer: Uncharted: Nathan Drake el tráiler

En una de sus acusaciones Rose aseguró que Peter Roth, quien entonces ejercía como director del estudio, la obligó a regresar al rodaje 10 días después de sufrir una lesión en el cuello por la que tuvo que ser operada de urgencia.

Según la actriz, el director dijo que si no regresaba al rodaje “despediría a todo el equipo y decepcionaría a todo el mundo” y además recriminó que su lesión “había hecho perder millones de dólares al estudio”.

De acuerdo con su testimonio, la protagonista no fue la única persona herida durante el rodaje de “Batwoman”, pues un miembro del equipo sufrió quemaduras de tercer grado y una asistente de producción quedó tetrapléjica.

Ruby Rose también denunció que una mujer que trabajaba como asistente de producción quedó tetrapléjica y el estudio trató de echarle la culpa porque estaba utilizando el teléfono en el momento del accidente.

Rose culpó directamente a los productores de la serie, Caroline Dries, Greg Berlanti y Sarah Schechter, por no hacer nada para evitar los accidentes y primar la velocidad del rodaje sobre la seguridad de sus empleados, que siguieron trabajando durante la pandemia del coronavirus.