• La iniciativa de reforma al párrafo IX del Art. 151 de la Ley del ISR pretende incentivar la actividad física en centros deportivos y gimnasios, además de hacer deducibles gastos por la compra de suplementos alimenticios, vitamínicos o nutricionales que cuenten con la autorización de la autoridad sanitaria: Dip. Héctor Saúl Téllez.

Debido a que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera a México como el país de América Latina con mayor tasa de sobrepeso y obesidad entre su población, lo cual se acentuó por el confinamiento por la pandemia de Covid 19, a nombre del Grupo Parlamentario del PAN, el diputado Héctor Saúl Téllez presentó una iniciativa de reforma a la Ley del ISR para otorgar incentivos fiscales a las personas que buscan mantener una vida saludable.

“Una buena forma de propiciar una vida sana es a través de incentivos fiscales, es decir, implementar que retribuyan tanto en el estilo de vida y salud de los contribuyentes y que se reflejen en beneficios en sus bolsillos a través de que puedan llevar a cabo deducciones en el pago de centros deportivos y gimnasios, así como en la compra de suplementos alimenticios, vitamínicos o nutricionales que cuenten con autorización de la autoridad sanitaria”, precisó.

Mencionó que un artículo publicado por The British Medical Journal (BMJ) señala que existe evidencia creciente que indica que la obesidad es un factor de riesgo para enfermedades graves y muerte por COVID 19. Según los investigadores, “múltiples mecanismos podrían explicar la relación entre obesidad y coronavirus, entre ellos la enzima convertidora de angiotensina-2 (ACE-2), es decir, la transmembrana que el SARS-CoV-2 usa para la entrada celular, y que existe en grandes cantidades en personas con obesidad”.

Por otra parte, recordó que desde marzo del año pasado fueron cerrados la gran mayoría de los negocios, entre ellos los gimnasios, de éstos, dos mil 500 cerraron definitivamente; lo que equivale al 20% de todos los negocios en este rubro, de conformidad con la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes. El porcentaje restante de gimnasios que sigue operando han adoptado un modelo hibrido entre clases virtuales y visitas limitadas a las instalaciones.

 

“De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 42% de la población mayor a los 18 años realiza algún ejercicio físico en su tiempo libre. Tomando en cuenta el dato anterior es de suma importancia que se reactiven medidas que permitan a los mexicanos realizar actividades físicas para mejorar su calidad de vida y prevenir enfermedades crónico-degenerativas”, expuso.

Señaló que el hecho de que la gente no tenga interés en perder peso y que no cuente con los medios para poder realizar actividades que les permitan lograr bajar de peso es alarmante, por ello se debe incentivar a la sociedad mexicana con los medios necesarios para poder mejorar su calidad de vida.

“Por lo antes expuesto, es necesario revertir el poco apoyo que el gobierno ha brindado a lo largo de la pandemia a los contribuyentes cautivos, esta modificación tiene el objeto de incentivar una mejor calidad de vida, de salud y prevenir enfermedades crónico-degenerativas del contribuyente y de igual modo generar un ingreso adicional que le permita llevar de mejor manera sus finanzas y palear los efectos económicos que dejó la contingencia por COVID-19”, concluyó.