El Parque Ecológico Ehécatl en Ecatepec estrena el nuevo jardín de polinizadores, el cual tiene como objetivo ayudar a conservar las mariposas endémicas del Valle de México.

Dichas especies cuentan con un microsistema de alimentación y reproducción, el cual también beneficia a otros polinizadores como los colibríes y abejas.

El jardín de polinizadores ocupará cerca de un kilómetro cuadrado al interior del Parque Ecológico Ehécatl y estará en las inmediaciones del lago. Para su creación colaboran voluntarios niños y adultos, quienes se preocupan por el medio ambiente.

Aunque se trata de un jardín pequeño, sirve como complemento para la reproducción de polinizadores, pues el parque se encuentra las faldas del cerro Ehécatl, el cual pertenece a la Sierra de Guadalupe.

En dicho espacio, los voluntarios sembraron plantas y árboles que puedan proporcionar alimento a las abejas, colibríes, mariposas e, incluso, murciélagos.

Ecatepec es uno de los espacios dentro de la metrópoli donde las mariposas monarcas y otras 21 especies llegan para reproducirse. Por ello se sembraron coles, algodoncillo y enredaderas, las cuales sirven como refugio para los insectos y proporcionan polen.

A pesar de que el jardín es un espacio pequeño, las mariposas, abejas y colibríes cuentan con el cerro Ehécatl para desarrollarse, ya que se trata de un área verde que forma parte de la Sierra de Guadalupe, a cuyas faldas se localiza el Parque Ecológico.

En el jardín de polinizadores los voluntarios sembraron flores y árboles que sirven como alimento y refugio para mariposas, abejas y colibríes. Ahí se reproducen las mariposas monarca, la de la col y otras 21 especies de lepidópteros, todas endémicas de la región.

Por ello plantaron coles, algodoncillo y enredaderas, que sirven como “hospederas” para los insectos y les proporcionan polen y néctar para alimentarse.

  • También te interesaría leer

“Lista negra” de Facebook es publicada, más de 4,000 personas y grupos implicados