Vaya sorpresa, Google de Alphabet Inc. prohibirá los anuncios y dejará de financiar a los medios que contradigan el consenso científico sobre el cambio climático, otro intento del gigante de internet para acabar con las conspiraciones ambientales que ha fomentado durante años.

Esta nueva prohibición se aplica a los anuncios publicitarios de Google en línea, así como a los sitios web y videos de YouTube que publican anuncios de Google. Incluye cualquier contenido que niegue la responsabilidad humana al calentamiento global o trate “al cambio climático como un engaño o una estafa”, dijo Google el jueves en una publicación de blog.

Google, es el mayor vendedor de anuncios digitales, ha sido criticado por permitir que las empresas que buscan desacreditar o negar el cambio climático compren anuncios de búsqueda. En YouTube, propiedad de Google, los videos inexactos sobre el clima recibieron más de 21 millones de visitas y publicaron anuncios con frecuencia, según una investigación de 2020 de la organización sin fines de lucro Avaaz. Ese informe provocó una amonestación del Congreso a Google.

La medida “inquisitoria” (como algunos la manejan) de Google tiene como objetivo cortar una importante fuente de ingresos para los proveedores de información errónea sobre el cambio climático. Los 147 mil millones de dólares en ingresos publicitarios de Google provienen de la venta de espacios publicitarios en sus propios productos, como YouTube, así como de la intermediación de ventas de anuncios en miles de sitios en internet, agregó la publicación.

Cabe destacar que la normativa se aplicará a cualquier contenido que califique el cambio climático de farsa o que niegue que las emisiones de gases con efecto invernadero y la actividad del ser humano han contribuido al calentamiento del planeta a largo plazo.

Google a su vez dijo que empleará herramientas automatizadas y personas para revisar la aplicación de la nueva política cuando entre en vigor en noviembre.

La compañía es uno de los dos actores dominantes en la industria de la publicidad digital global, ganando 147 mil millones de dólares en ingresos publicitarios el año pasado.

Facebook, el otro gran actor, prohíbe los anuncios utilizados para difundir información errónea, aunque no enumera temas específicos, incluida la negación del cambio climático.