David Malpass presidente del Banco Mundial, aseveró que para superar los estragos de la pandemia, que catalogó como “la crisis más grande de nuestra historia”, es imprescindible garantizar el acceso a las vacunas.

La pandemia del coronavirus podría haber “empujado” a hasta 100 millones de personas a la pobreza extrema tras “décadas de disminución constante”, lamentó este jueves el presidente del Banco Mundial, David Malpass.

Malpass aseguró que “para reanudar el progreso en desarrollo”, tras la crisis que causó la pandemia, primero hay que “garantizar el acceso a las vacunas y acelerar su despliegue”.

Asimismo, el funcionario destacó cuatro puntos claves en los que deberían centrarse los países para mejorar la situación económica actual. Primero, hay que lograr estabilidad económica. Según Malpass, “más de la mitad” de los países más pobres del mundo “se encuentran con problemas de deuda externa o en riesgo de padecerla”, por ello, instó a potenciar la cooperación internacional.

“Necesitamos una cooperación mundial, que incluya la participación del sector privado, para aliviar la deuda de los países más pobres del mundo y financiar inversiones que fomenten el crecimiento”, aseveró el presidente del Banco Mundial.