Información de CadenaLATAM

 

La Paz, en Bolivia, desde hace una semana, es escenario de protestas por parte de productores cocaleros en las que se han registrado enfrentamientos con la Policía y ha habido daños a infraestructuras.

El conflicto, que no es nuevo, es por el control de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), que agrupa a los productores de la hoja de coca de Los Yungas, una región geográfica de Bolivia ubicada en el departamento de La Paz.

La sede de Adepcoca se localiza en el barrio Villa Fátima de La Paz y en el lugar también funciona uno de los dos mercados legales autorizados para la venta de coca en el país.

En este marco, había tres grupos ahora se redujo a dos que se peleaban por la dirección y administración del mercado de Adepcoca. Uno es el de Armin Lluta, elegido y posesionado como presidente de la asociación en diciembre del año pasado, en medio de un conflicto judicial, debido a un amparo interpuesto por otro directorio que reclamaba la representación.

El otro grupo es el de Arnold Alanes, quien tiene el respaldo del Gobierno; y el tercero es el de Fernando Calle, un dirigente que se autoproclamó como presidente cocalero con un reducido número de personas.