En Sonora, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, encabeza la ceremonia para pedir perdón por los agravios cometidos en el pasado en contra del pueblo yaqui, en el poblado de Vícam.

El presidium conformado por el excandidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas; Lázaro Cárdenas Batel, coordinador de asesores del presidente; Alfonso Durazo, gobernador de Sonora; Román Meyer, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; Adelfo Regino, director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas; Luis Cresencio Sandoval, secretario de Defensa Nacional; Rafael Ojeda, secretario de Marina; Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad: Zoé Robledo, director del IMSS; gobernadores de pueblos y otros miembros del gabinete.

Cuauhtémoc Cárdenas, llegó acompañado de su hijo Lázaro Cárdenas Batel, coordinador de asesores del presidente López Obrador

Al iniciar el acto, se guardó un minuto de silencio en honor de Agustín González Estrella, quien fuera gobernador de Vícam.

 

Posteriormente hizo su presentación el lrupo musical Mixe con la medlodía “Tierra de Venados”, minutos después Crisóforo Castillo, gobernador de Vícam, dio la bienvenida a la primera cabecera de los ocho pueblos yaquis.

Por su parte el gobernador Alfonso Durazo dijo un “día histórico para nuestros pueblos originarios” y expresó sus condolencias por la muerte de Agustín González Estrella.

Durante el acto Andrés Manuel López Obrador, recordó las represiones de los pueblos indígenas en los últimos dos siglos del país, tras su discurso acompañado de los ocho gobernadores yaquis firman los acuerdos por el plan de justicia del pueblo.

Asimismo, se realizó la petición de la cancelación del acueducto independencia cerca de la presa de Oviachic, la cual se construyó pese a disposiciones que impedían su construcción y se emplea al margen de la ley, además se demandó que haya consecuencias para quienes resulten responsables por las violaciones.

Se refirió que los asesinatos no pueden quedar impuntes. Los asesinos intelectuales como materiales deben responder ante la ley.  El gobierno debe pedir sobre las arbitrariedades.

Salomón Nahmad y Sittón mencionó una exclusión de los pueblos indígenas que viven en extrema pobreza y desigualdad social que debe ser reparada y recompensad. Asimismo, destaca el reconocimiento a la resistencia del pueblo, que sigue en pie a pesar de la división.

López Obrador, fue felicitado por Salomón Nahmad , ya que después de 30 años de realizar el plan de desarrollo de la tribu yaqui, hoy hay uno nuevo que se entrega tras el congelamiento en el sexenio de Salinas.

La presencia de Durazo y del gobierno federal significa la conciliación del pueblo yaqui con las autoridades, señalan.

 

El momento cumbre es cuando se realizó la entrega de la propuesta de reforma constitucional a López Obrador sobre pueblos indígenas.  “Amor con amor se paga y nosotros lo queremos y respetamos mucho”, dicen.

“¡Es un honor estar con Obrador!”.