“Un rotundo sí al matrimonio igualitario en Suiza con un 64.1 por ciento de votos a favor en referéndum”

El día de ayer, los suizos derrocaron a los opositores, que intentaban justificar el matrimonio igualitario como una amenaza para el bienestar de los niños.

A la voz de “¡Es un día histórico!”, festejaban casi al unísono en un restaurante de Berna donde se congregaron los partidarios del sí. En el local, repleto de banderas arcoíris, Mona Gamie, una “drag queen” enfundada en un vestido azul centelleante, cantó el “Hymne à L’amour” (Himno al Amor) de Edith Piaf, conmemorando la ocasión.

La porta voz del comité “SÍ” Olga Baranova destacó que esta decisión es un reflejo del cambio de mentalidad que se ha tenido lugar en los últimos 20 años, y de una muy amplia e importante aceptación de las personas LGTB en la sociedad.

El Parlamento y el gobernante Consejo Federal apoyaron la medida “Matrimonio para Todos”. Suiza autorizó las uniones civiles entre personas del mismo sexo en 2007. Se prevé que los primeros matrimonios entre parejas del mismo sexo podrán celebrarse a partir del 1 de julio de 2022, indicó Karin Keller-Sutter, consejera federal a cargo de la Justicia.

El país alpino se alineó así con la mayoría de los estados de Europa occidental, en una vía que abrió Holanda en 2001. Los opositores centraron su campaña, usando carteles muy impactantes, en la mercantilización de los niños y argumentando que “el matrimonio entre personas del mismo sexo mata al padre”. Suiza, con una población de 8.5 millones, es tradicionalmente conservadora y extendió el derecho al voto a todas las mujeres en 1990.