El Director Técnico de los Diablos Rojos del Toluca, Hernán Cristante, reconoció que a su equipo le faltó claridad a la hora de definir, pero también advirtió que la acción que se sancionó desde el VAR como pena máxima en contra a los Diablos fue “una jugada extraña, para mí no hay penal en ningún momento”.

“Creo que hicimos un primer partido un poquito insípido, nos faltó mejor posesión, cuando la tuvimos y generamos por las bandas que era lo que se podía hacer, creamos las situaciones de gol”, fue un primer análisis que ofreció el estratega en conferencia de prensa.

Y añadió: “Sí hay un quiebre, pero los jugadores saben que tienen que ser guerreros leales; hay guerreros que no son tan leales, entonces sí es una jugada extraña, para mí no hay penal en ningún momento, pero también la cobraron desde arriba, estas cosas pasan, ya nos pasó que Luis García hizo falta al pie de un jugador en Cruz Azul, lo digo con todo el sentimiento de bronca poque no es la primera vez, pero bueno nosotros tenemos que superar esas adversidades y seguir adelante”.

Sobre el arbitraje, puntualizó: “No puedo culpar al arbitraje en absoluto, pero sí ha sido muy quisquillosos en algunos aspectos. Nosotros no somos un equipo ni que cortamos jugadas, avances, no somos un equipo agresivo, no somos un equipo que golpea, pero sí da la sensación de que nos catalogan y están bien, ese es el trabajo de ellos. No puedo culpar a un árbitro de una derrota sino de lo que dejamos de hacer nosotros. Nosotros tenemos que seguir nuestro camino y ganarle a las circunstancias”.

Luego, reconoció que, al verse abajo en el marcador, Toluca no tuvo la capacidad de estar fino a la hora de definir, pese a que trabajó. “Nos faltó un poquito más de claridad. La paciencia se volvió algo en contra para jugar en el partido, nos entra la ansiedad y ya no hay paciencia, la paciencia se convierte en pasividad y cuando quieres dar celeridad hay mucha ansiedad, Tenemos que volver a equilibrar eso para poder terminar un poco mejor la jugada y no tan atolondrados”, y en este sentido, asumió “la culpa” por la derrota.

Toluca ahora tendrá tiempo para alistar su próximo compromiso, de nuevo como local, ahora enfrentando a Querétaro. “Tenemos una semana larga y hay que aprovecharla porque después viene otro quiebre, entonces sí hay que darle ese toquecito más fino del trabajo”.

Del rival, explicó: “Va a ser un espejo de lo que vimos hoy, entonces nosotros tenemos que ser más claros, más concisos, mucho más puntuales y tal vez tener un poco más de determinación, porque es lo que mostró el equipo hasta el partido pasado, este no digo que no, pero la mostró a través del desorden, a través del ímpetu y eso no está bien porque lo único que generas es más desorden”.